Cusco: cómo hacen clases los escolares de Tambomachay

Educación. Con mala conectividad suben a los cerros para captar señal. En las tardes se reúnen en la biblioteca comunal. Ahí egresados de Educación los ayudan con las clases.

La Republica
Esfuerzo. Menores acuden a diario a la biblioteca para recibir reforzamiento escolar y apoyo en la elaboración de sus tareas.
Maribel Mamani

La educación virtual no es fácil. Al menos para distritos pobres donde las familias carecen de un equipo o conectividad para recibir clases virtuales o los programas de “Aprendo en casa”.

A esta situación se enfrenta la comunidad de Tambomachay, ubicada en el distrito de Cusco, a 20 minutos del centro de la ciudad. Aquí, lejos de quejarse por las nuevas circunstancias y echarse de brazos cruzados viendo cómo los estudiantes corren el riesgo de perder el año escolar, pusieron en marcha un proyecto.

Sin las tabletas prometidas por el gobierno, los padres hicieron el esfuerzo de adquirir un equipo celular para que los niños continúen con sus labores. Esto no bastaba, había que enfrentarse a la tecnología que muchos padres y niños desconocían. Como si eso no bastara el servicio de internet es pésimo, no hay televisión y la señal de radio resulta débil. En cambio, en el cerro aledaño captan con claridad las estaciones de radio que transmiten Aprendo en Casa y la telefonía móvil. Escalan la cumbre de lunes a viernes para escuchar clases y enviar las tareas a sus maestros. La caminata dura 15 minutos.

Pese a la amenaza de COVID-19, el año pasado, la comunidad abrió las puertas de una biblioteca comunal. Ahí se congregarían los escolares para realizar sus tareas.

A esta iniciativa se sumaron la de voluntarios (estudiantes del nivel superior) , que viendo las dificultades de sus “hermanos menores” decidieron dedicar su tiempo.

Cumpliendo protocolos de bioseguridad cerca de 30 escolares de inicial, primaria y secundaria, acuden a la biblioteca a diario, en distintos horarios, y son guiados para realizar sus tareas o reforzar algún tema que no hayan entendido.

El presidente de la comunidad de Tambomachay, Eustaquio Quispe Aucca, refiere “estamos a minutos del Cusco y si aquí estamos olvidados, ¿Cómo será en provincias altas?”. No duda en insistir que requieren del apoyo de las autoridades.