Creemos en las niñas, la campaña que da voz a los problemas que ellas afrontan

Violencia, embarazo precoz y deserción escolar son los tres principales problemas que viven las niñas y adolescentes en Perú, los cuales se han agravado a raíz de la pandemia.

El embarazo en adolescentes incrementó de 12,6% a 14% en el 2020, según el Minsa. Foto: difusión
El embarazo en adolescentes incrementó de 12,6% a 14% en el 2020, según el Minsa. Foto: difusión
Sociedad LR

A nivel mundial, las niñas y adolescentes son uno de los grupos a quienes más se les vulnera sus derechos. Perú no es la excepción, pues la violencia, el embarazo precoz y la deserción escolar van en aumento, según informa la organización Plan International.

Estas situaciones generan graves problemas que ponen en peligro el futuro y la vida de las niñas. Ante ello, esta ONG lanzó la campaña Creemos en las niñas, una iniciativa que busca visibilizar las historias de vida y dar voz a las menores.

“La pandemia ha puesto en grave peligro las oportunidades de las niñas y adolescentes en Perú. Una cifra preocupante al respecto es que al 2020, el número de niñas obligadas a ser madres se ha cuadruplicado con respecto al año pasado”, refiere Veronique Henry, directora de Plan International.

Lazy loaded component

Solo durante el 2020 se han registrado más de 43.000 casos de violencia contra menores de edad, según el Ministerio de la Mujer (MIMP). A esto se suma que, de acuerdo al Ministerio de Salud (Minsa), el embarazo en adolescentes se ha incrementado de 12,6% a 14%.

Las niñas y adolescentes deben enfrentar barreras a lo largo de sus vidas que usualmente no viven sus pares, producto de los estereotipos que limitan sus oportunidades de educación. “La situación de la pandemia y las medidas de confinamiento han agravado los factores de riesgo de vulneración de los derechos de las niñas (como el cierre de escuelas, empeoramiento de la economía familiar, convivencia con agresores, entre otros) y han deteriorado los factores de protección”, agrega Henry.

En tanto, el Banco Mundial indica que cada año de escuela secundaria tiene el poder de mejorar la ganancia de una niña en aproximadamente un 20%.

“Con la campaña Creemos en las niñas nos hemos enfocado en estas tres problemáticas, que solo son algunas de muchas otras violaciones de sus derechos que las niñas deben enfrentar. Sin embargo, no queremos hablar solo de los problemas, sino dar un mensaje de esperanza para ellas. Por lo cual, hacemos un llamado a las personas, instituciones y sociedad civil a unirse a nosotros y conseguir un futuro mejor para ellas”, detalla Veronique Henry