Lomo de Corvina: desalojo deja once detenidos y cuatro policías heridos

La Policía Nacional logró tomar el control de la zona tras varias horas. El comandante general de la institución descartó que hayan personas fallecidas y afirmó que lesiones de efectivos no son de gravedad.

Una bomba lacrimógena habría generado el incendio de un vehículo. Deysi Portuguez/ URPI-LR
Una bomba lacrimógena habría generado el incendio de un vehículo. Deysi Portuguez/ URPI-LR
Deysi Portuguez

El comandante general de Policía Nacional, César Augusto Cervantes, dio un balance sobre el operativo de desalojo a las personas que tomaron los terrenos de Lomo de Corvina, en Villa el Salvador, y descartó que hubieran fallecidos durante los enfrentamientos registrados la mañana de este miércoles 28 de abril.

“Podemos señalar al 100% que la zona está controlada y hasta el momento hay 11 detenidos, 4 efectivos policiales heridos que no son de gravedad producto de la actitud hostil de los ciudadanos que arrojaron piedras. Les garantizo que todos los efectivos policiales demuestran un alto grado de profesionalidad sin ningún costo social.”, señaló a La República.

En este operativo participaron 2.300 efectivos policiales, de los cuales 200 fueron policías mujeres. “La zona se ha dividido en siete sectores y cada sector tiene un agente de inteligencia filmando todos los pormenores, esos nos va a permitir identificar a los presuntos autores de alteración del orden público”, detalló Cervantes.

Ante los rumores del deceso de dos menores de edad, Cervantes negó dicha información. “Descarto totalmente. La Policía ha estado también en las postas y hospitales cercanos.”

Lazy loaded component

Luego de varias horas de ingresar a la zona, se pudo tomar el control del lugar y desalojar a los ciudadanos. Finalmente, con la ayuda de más de un centenar de jóvenes trabajadores de la municipalidad comenzaron con los trabajos de limpieza y remoción de palos, esteras, plásticos y todas las pertenencias de los ocupantes.

Casas aledañas a la zona del conflicto se vieron afectadas por los efectos de gases lacrimógenos y también por las piedras que lanzaron los invasores. Incluso, Ismael Reynoso Ramos, un vecino del asentamiento humano San Ignacio, vio arder en llamas el vehículo que usaba para hacer taxi mientras él se encontraba en casa guardando cuarentena por la COVID-19.