Narcotraficantes amenazan a otros cuatro defensores ambientales

En Ucayali. Queman vivienda, secuestran y torturan a comuneros que denuncian a mafiosos que ingresan a sus territorios.

Mafias. Solo en la región Ucayali habría 47 pistas clandestinas empleadas por el narcotráfico. Foto: difusión
Mafias. Solo en la región Ucayali habría 47 pistas clandestinas empleadas por el narcotráfico. Foto: difusión
Óscar Chumpitaz

Cuatro líderes nativos, defensores de la diversidad ecológica en la Amazonía peruana, se han convertido en las nuevas víctimas del narcotráfico que los ha amenazado de muerte. Así lo advirtió ayer Berlín Diquez, presidente de la Organización Regional Aidesep Ucayali (ORAU).

Luego de una serie de asesinatos contra dirigentes amazónicos, ahora recrudecen las amenazas, los secuestros y las persecuciones contra estos ambientalistas que han denunciado a invasores que cultivan coca y a traficantes de tierras.

Uno de ellos es Elmer Gonzales, agente municipal de la comunidad nativa de Sinchi Roca (Ucayali). Él tiene miedo, un pánico que apenas lo deja dormir, ya que el viernes presuntos narcos no solo incendiaron su vivienda, sino también le dejaron una advertencia: “Soy colombiano, quiero mi carga. Gracias. Elmer”.

narcotráfico

Otro comunero que se salvó de morir es Fredy Yaycate Pinedo, quien fue hallado torturado luego de permanecer varios días secuestrado. Ahora se debate entre la vida y la muerte.

Asimismo, hace una semana desapareció Atilio Alegría Bonzano, de la comunidad nativa de Puerto Nuevo II, mientras que Roky Vera Esteban, de la comunidad Sinchi Roca, también está amenazado de muerte.

Todos ellos son de la etnia cacataibo, la misma a la que pertenecían los líderes indígenas asesinados Herasmo García Grau y Yenes Ríos Bonzano.

Se sienten desprotegidos

“El Estado es indolente frente a lo que estamos pasando. Mientras nosotros acatamos las medidas del Gobierno por la pandemia, estos ilegales siguen avanzando con sus ambiciones en territorios de comunidades tituladas y otras no tituladas”, se lamenta Diquez.

El dirigente dice estar cansado de solicitar una reunión multisectorial para abordar esta problemática que ya ha cobrado la vida de 14 líderes ambientalistas.

Y es que, solo en Ucayali, habría 47 pistas clandestinas, cerca de la frontera con Brasil, desde donde salen avionetas cargadas con droga. Entre terreno destinado a sembríos y aeródromos ilegales, se habrían deforestado 42.600 hectáreas de terreno dentro de comunidades nativas.

Reacción del Ejecutivo

El titular de Justicia y Derechos Humanos, Eduardo Vega Luna, recordó que en el último Consejo de Ministros se abordó este tema delicado, como es la situación de los defensores de derechos humanos, en su mayoría líderes indígenas que han sido asesinados como consecuencia de la defensa de sus territorios en la Amazonía peruana.

“Atendiendo esta situación se ha promulgado un decreto supremo que crea un mecanismo intersectorial para la protección de las personas defensoras de los DDHH. Un pedido hecho por organizaciones indígenas, sociedad civil y organismos internacionales”, explicó.

Señaló que se ha creado un mecanismo lo más eficiente posible para que, una vez detectadas las señales de amenazas, se pueda activar un protocolo que permita brindar protección, realizar algún traslado y evitar que haya impunidad.