ALERTA - Congreso no admite a debate moción de vacancia contra Pedro Castillo

Invasores: “Haremos todo lo posible por quedarnos”

Lomo de Corvina. Miles de personas llevan 11 días en terreno de Villa El Salvador. Desalojo de usurpadores sería inminente.

Drama. La incertidumbre se apodera en Lomo de Corvina. Foto: Aldair Mejía/La República
Drama. La incertidumbre se apodera en Lomo de Corvina. Foto: Aldair Mejía/La República
Óscar Chumpitaz

“Tenemos la necesidad de una casa donde vivir. Estos terrenos estaban abandonados durante años y nadie reclamó”, dice Alejandra Soto, una obrera que vive con su esposo y sus tres hijos, desde hace 11 días, en Lomo de Corvina, el extenso arenal invadido por miles de personas en Villa El Salvador.

Y agrega: “Si no nos dejan aquí, que nos reubiquen para levantar nuestra vivienda”.

Estas familias viven con la incertidumbre de saber cuál será el destino que les espera. Miguel Ignacio Cruz, otro de los usurpadores, dice que ocupa un espacio del terreno porque lo poco que gana no le alcanza para pagar arriendo. “Desde que empezó la pandemia me quedé sin ‘chamba’ y mi situación es apremiante”.

Los invasores han bautizado la zona como Grupo Familiar Luis Bambarén. Y en uno de los accesos han colocado pancartas con el nombre del fallecido obispo emérito de Chimbote, así como la fecha de fundación: 11 de abril del 2021.

Alejandro Garland, gerente general de la empresa Minera Luren, encargada de la concesión que opera ahí, pide a las autoridades del Gobierno y la Policía desalojar a los invasores.

Al respecto, José Elice, ministro del Interior, consideró que cualquier operativo de intervención para retirar a las personas es difícil, pero que se les está “tratando de persuadir para que se retiren del lugar”.

Según precisó, su sector tiene un equipo en el lugar que continúa el diálogo e instó a las personas a cumplir la ley.

Carla Guerrero, vocera de los invasores, dice que esperan al ministro de Vivienda para iniciar un diálogo. Agrega que se han visto en la necesidad de invadir la zona porque no tienen casa y ante la crisis económica generada por la pandemia. Afirma que la zona estuvo cercada por años, pero que ahora “lucharán” a través de la vía legal para quedarse con sus familias.

“Haremos todo lo posible para quedarnos”, subrayó.

Entre tanto, ayer la policía desalojó a unas 300 personas que habían invadido en la madrugada la parte alta de Las Praderas de San Ignacio, en San Juan de Lurigancho.