Alto desacato ciudadano en el peor momento de la pandemia

COVID-19. Especialistas señalan que existe agotamiento de la ciudadanía y por ello incumplen medidas sanitarias. Aconsejan cambiar estrategias comunicacionales.

Fiesta covid. El fin de semana se intervino a casi 13 mil personas que incumplieron medidas. Foto: difusión
Fiesta covid. El fin de semana se intervino a casi 13 mil personas que incumplieron medidas. Foto: difusión
Denisse Torrico

El último domingo se registró un nuevo récord de fallecidos por COVID-19 con 433 casos en un solo día. Pese a ello, muchas personas continúan incumpliendo las restricciones; asistiendo a fiestas clandestinas, reuniones sociales y utilizando inadecuadamente la mascarilla.

De acuerdo con el médico psiquiatra Carlos Bromley, la desobediencia a las disposiciones se debe a una ‘fatiga pandémica’ y al intento de restaurar la normalidad. Explica que “la parte emocional ha desbordado a la parte racional”.

“Todos sabemos qué debemos hacer, pero lo incumplimos, es una especie de hacer todo por recuperar nuestra libertad. Las personas se están revelando contra las prohibiciones”, señala a La República.

Al igual que él, la psiquiatra del Instituto Nacional de Salud Mental Honorio Delgado H. Noguchi Vanesa Herrera considera que existe un cansancio por las normas y una falta de realismo que lleva al ciudadano a creer “que lo peor ya ocurrió”.

“Yo estoy estresado, estoy agotado, me siento fatigado o creo que ya pasó lo peor, una errónea idea optimista de ya me contagié, entonces dejo de protegerme. Y simplemente vuelvo a justificar mi conducta que es inadecuada, al no pensar en el bien común”, menciona.

Añade que estas acciones demuestran que no se piensa en el bien común, “se dejan llevar por el impulso y accionan de manera inadecuada”. En el caso de los jóvenes y adolescentes, asegura que existen factores psicológicos que intervienen en la toma de decisiones.

Un joven adolescente no está maduro emocionalmente. Entonces, no piensa bien los riesgos o puede ser que cometa errores al tomar decisiones de autoprotección y más aún si hay mucho individualismo y una excesiva permisividad en la familia”, agrega.

Y ante la posibilidad de que este incumplimiento de las normas provoque el aumento del número de infectados, ambos especialistas recomiendan cambiar las estrategias comunicacionales, apostando por personas que representen a la población y que den un mensaje sencillo y directo.

“Hay un descrédito de la clase política (...). Habría que hacer nuevas estrategias con personas que nos representen, como la encargada del plan del vaso de leche, entre otras personas con las que nos sintamos más cercanos”, precisa Bromley.

Finalmente, aconsejan que cada familia hable de los límites de la autoridad en sus hogares.

Dato

Multas. Solo en el último fin de semana se intervino a 12.954 personas en las llamadas fiestas covid. De ese total, 2.292 fueron intervenidas en Lima metropolitana.

LR PODCAST: Escucha el Informa Matinal del 20 de abril de 2021

Lazy loaded component

Newsletter COVID-19 en Perú de La República

Suscríbete aquí al boletín de La República y recibe a diario en tu correo electrónico toda la información sobre el estado de emergencia y la pandemia de la COVID-19.