Arequipa: sujeto aceptó ante la Policía que mató a su expareja y dos hijas

El operador de maquinaria pesada, Edgar Pinto (30), terminó aceptando que fue el auto de los horrendos crímenes. Las mató dentro de su auto, cuando regresaban del santuario de Chapi.

La Republica
Evidencias. Estaba acorralado por las pruebas y contradicciones.
Abad Ventura

Arequipa. Con tantas pruebas en su contra, el operador de maquinaria pesada, Edgar Pinto Gómez (30), terminó aceptando que él mató a su esposa Gabriela Mendoza Yanarico (29) y sus hijas Abigail (05) y Kiara (03).

Para ello, las sacó de su casa en Apipa de Cerro Colorado, con la promesa de ir a comer y comprar frutas y ropas para las pequeñas. La pareja tenía una separación de hecho desde octubre del 2020, luego que la joven descubrió que Pinto la engañaba. Desde esa vez habían acordado que el varón iba a pasar mil soles por la pensión de alimentos a sus hijas.

Sin embargo, desde febrero no habría entregado el dinero y entonces se presentaron los problemas. “Una fecha, le había dicho a Gabriela que la iba a matar a ella y a sus hijas, porque quería vivir su vida”, contó un familiar.

Todo apunta que las mató dentro de su auto de placa V8N-386, cuando regresaban del santuario de Chapi. Tenía preparado su cuchillo y primero degolló a Gabriela delante de sus hijas. Luego, mató de la misma forma a sus dos hijas. Todas fueron abandonadas en un descampado.

Dentro de su auto, se halló prendas y manchas de sangre. También en su poder se recuperó el celular de la víctima. El cuchillo que usó para el crimen, había arrojado cerca a los tres cuerpos.

Fue el mismo que ayer condujo a los investigadores hasta la zona del triple crimen.