SJL: desorden y desesperación durante vacunaciones contra la COVID-19

Grace Mora

No todos los octogenarios que acudieron a vacunarse recibieron su segunda dosis. Foto: Grace Mora / URPI-GLR
No todos los octogenarios que acudieron a vacunarse recibieron su segunda dosis. Foto: Grace Mora / URPI-GLR

Algunas personas no llegaron a vacunarse, pese a que acudieron en la fecha y hora indicadas por el Ministerio de Salud.

En el inicio del nuevo plan de vacunación contra la COVID-19, se registraron incidentes en las afueras del colegio José María Arguedas de San Juan de Lurigancho, donde un centenar de adultos mayores esperaron desde las 7 de la mañana para ser vacunados recién al mediodía. Debido al desorden, también hubo personas que no llegaron a ser inoculadas de sus segundas dosis.

“Primero fuimos al colegio Moreno Cáceres y nos damos con la sorpresa que la vacuna había sido ayer. Llegamos al colegio José María Arguedas y recién llegó la vacuna a las 11.30 a. m. Hacía sol y los adultos mayores estaban parados esperando. Nosotros mismos nos ordenamos porque no había nadie en un inicio. Cuando comenzó la vacunación eran tres mesas, pero hubo un momento en que solo fue una, creo que se fueron a otros colegios” cuenta el ciudadano Luis Tinta Ninan, quien luego de largas horas logró que su padre de 83 años pudiera ser vacunado.

Otro caso fue reportado por una mujer que aguardaba la salida de su suegro, un hombre de 85 años de edad: “Hubo un montón de gente y mi suegro tuvo que regresar a la casa. Al mediodía retornó. Había dos personas para atender toda la gente y es por eso que hasta ahora hemos esperado”.

Pese a que la vacunación inició cerca de las 12.00 p. m., la campaña culminó a la hora establecida. Sin embargo, hubo adultos mayores que no llegaron a recibir la segunda dosis de la inmunización, tal como se dio con la señora Janet Ruiz Rojas, quien llegó con sus padres de más de 80 años y no le brindaron la respuesta de cuándo podrían vacunarse.

“Mi papá se tenía que vacunar el día 15, pero salió una reprogramación para el 16 de abril en el Arguedas. Vimos en la televisión que había largas colas y yo no podía arriesgar a mis papás. Mi padre tiene 85 años y mi madre 81 ¿Qué voy hacer ahora?”, expresó la hija de los dos octogenarios.

Asimismo, se registró un incidente cuando uno de los encargados de la vacunación salían del mencionado centro de estudios. Junto a su madre, Janet abordó el automóvil que iba a trasladar a la empleada del Minsa buscando preguntarle para cuándo se reprogramarían las vacunaciones, aunque la profesional solo le dio la espalda a las dos mujeres y procedió a retirarse.

Otro representante del Minsa explicó a La República que la reprogramación de las vacunas se estaría dando durante el lunes y el martes, días separados para las personas rezagadas que no lograron inmunizarse en la fecha que se les programó inicialmente.