Fallecimiento de reportero enluta a La República

Grover  Lozada

grover94503326

Partida. Reneyro Guerra, muy estimado entre sus colegas. Foto: difusión
Partida. Reneyro Guerra, muy estimado entre sus colegas. Foto: difusión

Obituario. Reneyro Guerra, destacado fotoperiodista de nuestro diario en la región norte, murió a los 49 años.

Desde hace una semana sus amigos y familiares esperaban su recuperación. Ayer, muy temprano, un mensaje de WhatsApp desde su número de celular hizo creer en una posible recuperación. Sin embargo, no fue así. Era su primo que informaba de su fallecimiento a las 3:00 a. m.

Reneyro Sandor Guerra Maza (49) venía luchando contra el coronavirus que está cobrando muchas vidas. No soportó un paro cardiorrespiratorio.

El 27 de mayo iba a celebrar 27 años retratando historias a través de su cámara. Estaba orgulloso de su trayectoria en La República, lo que contaba cada vez que conocía a gente nueva o cuando se reencontraba con sus amigos de “la vieja guardia” como llamaba a los que compartían sus jornadas periodísticas.

Muchas anécdotas quedan en el recuerdo de sus amigos. Como cuando captó el momento en el que un alto mando militar hacía propaganda política a favor de Alberto Fujimori.

O la vez que explotó un polvorín en Castilla, Piura. Él narraba lo sucedido como si recién hubiera ocurrido. “¡Paren las rotativas!, dijo Gustavo Mohme Llona, director periodístico de entonces, y se empezó a trabajar una central con mis fotos inéditas. Fui el único que tuvo esas fotos, incluso a color porque en ese tiempo no se revelaba a color”, recordaba Reneyro.

La intrepidez caracterizó al “rey de Mónaco”, como lo llamaban sus colegas. Y lo demostró en esa oportunidad, cuando los militares se percataron de que era el único que registró la explosión y por eso lo persiguieron para quitarle el rollo de su cámara. Pero pudo esconderlo en el bolsillo de una amiga que vio entre los curiosos que rodeaban las casas destruidas.

Reneyro siempre compartió sus enseñanzas. Nunca dudó en revelar sus secretos de la fotografía. Se dedicaba exclusivamente a captar historias a través de su cámara. Tenía un gran olfato periodístico, parecía detectar más allá de lo evidente.

Siempre respetuoso con cada periodista, así sea de experiencia o novato, impresionaba llevando dos cámaras en cada hombro. Le gustaba celebrar cada vez que se adelantaba con las mejores fotos a sus colegas, que al día siguiente eran una central o portada. Le gustaba tener “la pepa”.

Su adiós entristece a la familia republicana de todo el país.

Olfato

Olfato periodístico. “El rey de Mónaco”, como lo llamaban sus compañeros, capturaba la instantánea precisa. Tal como quedó demostrado durante la dictadura de Alberto Fujimori, donde captó la fotografía de un general del Ejército que repartía propaganda política de Cambio 90.