ALERTA - Congreso no admite a debate moción de vacancia contra Pedro Castillo

MIMP anunció nuevo protocolo para atención en los CEM

Este documento incluye dos propuestas principales que buscan mejorar la atención a las víctimas de violencia.

Una de las mejoras plantea la entrevista conjunta a la persona usuaria por el equipo profesional a fin de evitar la revictimización. Foto: difusión
Una de las mejoras plantea la entrevista conjunta a la persona usuaria por el equipo profesional a fin de evitar la revictimización. Foto: difusión
Sociedad LR

El Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP) aprobó el nuevo Protocolo de Atención del Centro Emergencia Mujer (CEM), con el objetivo de optimizar la actuación del personal en el abordaje de los casos de violencia contra las mujeres, los integrantes del grupo familiar y violencia sexual.

La finalidad es establecer parámetros y estándares técnicos para la actuación del personal del CEM en todo el país a fin de brindar atención de calidad al público usuario del servicio.

Dicho protocolo es de aplicación y cumplimiento obligatorio por parte del personal que labora en los CEM del Programa Nacional para la Prevención y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres e Integrantes del Grupo Familiar – AURORA del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables.

Este nuevo documento ofrece a las víctimas de violencia su inserción en servicios o estrategias complementarias. Entre las mejoras realizadas se plantea la entrevista conjunta a la persona usuaria por el equipo profesional a fin de evitar la revictimización y/o de acuerdo a sus necesidades.

Además, propone elaborar las estrategias en función al riesgo y la urgencia que exigen las investigaciones en casos de flagrancia. El MIMP indica que también se refuerzan las acciones motivacionales para evitar el abandono de los procesos, y el acompañamiento psicojurídico a la persona usuaria para preparar su participación en audiencias.

Con el nuevo protocolo se han actualizado los parámetros de las intervenciones en función a los objetivos prioritarios de la Política Nacional de Igualdad de Género (PNIG) y la normatividad vigente en materia de atención, protección y acceso a la justicia de las personas afectadas por la violencia en el marco de la Ley 30364.