VACUNAFEST - Todo sobre la jornada de inmunización para jóvenes de 25 años a más

COVID-19 en Áncash: hospital de San Ignacio de Casma colapsó por pacientes

La alarmante situación fue confirmada por el director del hospital, Edgar Álvarez Rumiche, quien dijo que el colapso al interior del nosocomio es total.

Esta situación crítica ha originado que las personas contagiadas sean atendidas en sillas de ruedas y camillas viejas. Foto: difusión
Esta situación crítica ha originado que las personas contagiadas sean atendidas en sillas de ruedas y camillas viejas. Foto: difusión
LR Norte

El Hospital de Apoyo San Ignacio de Casma, región Áncash, colapsó la noche del Jueves Santo por la llegada masiva de pacientes contagiados por la COVID-19. Según el medio televisivo Best Cable, en el nosocomio de la Ciudad del Eterno Sol ya no existen camas para recibir a más pacientes.

Esta situación crítica ha originado que las personas contagiadas, que han llegado en las últimas horas, sean atendidas en sillas de ruedas y camillas viejas que se improvisaron con la esperanza de que se recuperen de la terrible enfermedad.

La alarmante situación fue confirmada por el director del hospital, Edgar Álvarez Rumiche, quien dijo que el colapso al interior del nosocomio es total. “Los pacientes llegan de Pariacoto, Yaután, otras localidades y del mismo Casma buscando ser hospitalizados; pero lamentablemente no hay camas dónde atenderlos”, sostuvo el galeno.

El personal de salud ha tenido que implementar la atención de pacientes en sillas de ruedas y camillas viejas, las cuales debieron poner operativas sobre la marcha ante la falta de camas, de manera que los pacientes puedan recibir terapia de oxigenación y salvar sus vidas.

Irresponsables

Mientras el hospital de Casma se encuentra colapsado, los moradores del balneario Tortugas reportaron la noche del jueves que grupos de jóvenes llegados por Semana Santa a predios alquilados realizaron reuniones sociales sin tomar en cuenta el riesgo de contagio.

A través de una fotografía, denunciaron que un grupo de 15 personas estaba repartiendo licor en la azotea de una vivienda. Por ello, solicitaron la presencia de efectivos policiales para poder intervenirlos.