Joven intervenido en fiesta habría contagiado a su familia: su padre murió

Fiscal de Cusco compartió la historia de un joven que habría contagiado a su padre de COVID-19 luego de asistir a una reunión. Pide a la juventud tomar conciencia sobre la pandemia.

Pacientes infectados de gravedad son derivados al Hospital Regional de Cusco. Foto: La República
Pacientes infectados de gravedad son derivados al Hospital Regional de Cusco. Foto: La República
LR Cusco

El último jueves 1 de abril falleció el padre de un joven que asistió días atrás a una fiesta en la ciudad de Cusco. El fiscal de prevención del delito, Eduardo Poblete Barberis, estuvo presente en la intervención donde se encontró al muchacho y fue quien compartió esta historia.

En su cuenta de Facebook, el magistrado contó que en aquella ocasión el sujeto se resistió a ser intervenido. Incluso alegó que la pandemia era una “mentira”. Luego, habría dado positivo a coronavirus y contagiado a su familia.

“En un operativo me encontré con un joven de unos 24 años, quien gritaba a viva voz que le importaba una (...) el COVID-19. La Policía le impuso la papeleta conforme a ley (…) Ayer (1 de abril), a 18 días del incidente, me llamó la hermana de este joven y me dijo de manera muy airada y malcriada que su papá había fallecido con COVID-19, su mamá estaba delicada y su hermano estaba muy delicado y necesitaba cama UCI”, relató el fiscal.

Según la autoridad, la mujer lo responsabiliza y asegura que, por ordenar imponer una papeleta al joven, le están negando la atención médica a él y a sus familiares. Acusación que sería falsa. “Me dijo que era injusto que por haberle impuesto la papeleta en ese local de fiestas no tenga derecho a la atención médica él y ninguno de sus familiares”, agrega en su relato.

El magistrado aprovechó esta historia para hacer un llamado de reflexión a los jóvenes que continúan asistiendo a fiestas o reuniones clandestinas, donde existe una alta probabilidad de contagio. También, para aquellas personas que consideran que la COVID-19 es una “falacia conspiradora”.

“Realmente, cuando escucho semejante cosa me lleno de impotencia y decepción (…) La llamada de la joven me llamó profundamente la atención sobre las paradojas de la vida, y como siempre buscamos a un responsable de las desgracias que nosotros mismos provocamos. Decidí compartir lo acontecido como una reflexión para que tomemos conciencia de la delicada situación que estamos atravesando y no seamos irresponsables”, finalizó su relato.