El síndrome que desarrollan los niños tras tener COVID-19

Cuadro. Alrededor de 20 casos de niños con Síndrome Inflamatorio Multisistémico (MIS-C) se presentaron en hospitales Honorio Delgado y Carlos Alberto Seguín.

La Republica
Preocupación. Menores que se contagian con COVID pueden desarrollar síndrome MIS-C.
Elmer Mamani

Los médicos están evaluando darle de alta de Dany, un menor de 10 años que pasó cerca de 10 días conectado a un ventilador en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital COVID-19 Honorio Delgado. El 60% de sus pulmones estaban en terrible estado. Su sobrepeso le jugó en contra y la enfermedad se manifestó como si fuera un adulto. Afortunadamente pasó la etapa crítica y está a punto de regresar a casa, pero con 10 kilos menos. En febrero también Sofía de 13 años estuvo hospitalizada por 15 días por presentar cuadros de insuficiencia respiratoria. Pero ella no necesitó una cama UCI.

“A los niños gorditos se les manifiesta la enfermedad porque tienen más receptores para el virus”, explica la doctora Amparo Pacheco, del Departamento de Pediatría del Honorio.

Las células grasas tienen más receptores (ECA-enzima convertidora de angiotensina 2) por las que ingresa el coronavirus al organismo. Son muy pocos los niños que agravan por el virus, salvo que padezcan de hipertensión, obesidad, asma, entre otros males. “La gran mayoría solo se infecta. En su sangrecita está recorriendo el virus pero sin hacerle daño”, indicó Pacheco.

Sin embargo hay algunos menores que desarrollan otra enfermedad. Se trata del Síndrome Inflamatorio Multisistémico en niños (MIS-C por su siglas en inglés). “Inflama varios sistemas del organismo. Presentan malestar general, decaimiento, granos en la piel, ojos rojos, la lengua roja como de fresa, pero sobre todo fiebre”, explica, Víctor Calderón Arenas, jefe del Departamento de Pediatría del Hospital Carlos Alberto Seguín de EsSalud.

En el nosocomio estuvieron cerca de 20 menores hospitalizados pero solo 5 presentaron el MIS-C a lo largo de la pandemia, también denominado “Kawasaki ligth” por sus similitudes a la enfermedad del Kawasaki. Calderón indica que con la aplicación de inmunoglobulina intravenosa (cada ampolla puede costar S/ 2 mil), pueden controlar la inflamación y estabilizar a los menores. “La peculiaridad es que se presentan el síndrome cerca de tres semanas después de que tuvieron COVID-19”, sostuvo el galeno.

En el hospital Honorio se presentaron más casos. Amparo Pacheco, pediatra, informó que fueron alrededor de 15 los menores con el síndrome. Dos de ellos necesitaron de una cama UCI, pero no para entubarlos sino para monitorearlos cuando les inyectaban la inmunoglobulina y evitar alteraciones en la presión y frecuencia cardiaca. “El síndrome altera las arterias y puede producir aneurismas y daños al corazón pero no hemos tenido ningún caso”, sostuvo Pacheco.

Las nuevas variantes

En el mundo hay preocupación sobre este síndrome ya que ocasionaron algunas muertes de adolescentes, como es el caso de Estados Unidos. Se desconoce aún cuáles serán las implicancias de este síndrome ante la aparición de más nuevas variantes, como la brasileña.

El director del Honorio, Richard Hernández, sostuvo que se especula que empiecen “a infectarse más los jóvenes, como niños y adolescentes”.

LR PODCAST: Escucha el Informe Matinal del 29 de marzo del 2021

Lazy loaded component