Renunció investigadora principal del ensayo clínico de vacuna de Sinopharm

Sociedad LR

Investigadora Coralith García asumió cargo en reemplazo de Germán Málaga. Foto: composición/La República
Investigadora Coralith García asumió cargo en reemplazo de Germán Málaga. Foto: composición/La República

Coralith García Apac asumió el cargo después de que Germán Málaga fuese destituido tras el escándalo del Vacunagate.

A menos de un mes de su nombramiento como investigadora principal del ensayo clínico de fase III de la vacuna de Sinopharm, la médica Coralith García Apac renunció al cargo.

“El estudio clínico está por concluir y ellos (la UCPH) son los responsables de determinar quiénes asumen este último tramo. Recordemos que este ensayo es un acuerdo entre dos privados, ahí no tiene nada que ver el gobierno, salvo la supervisión que tiene que hacer”, señaló al respecto el ministro de Salud, Óscar Ugarte, durante entrevista con RPP.

La Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH) anunció el 2 de marzo que García asumiría esta función luego de la destitución de Germán Málaga debido al escándalo de la aplicación de vacunas irregulares a altos funcionarios, investigadores y allegados de estos.

Solo una semana después de su nombramiento, la investigadora tuvo que responder ante la Comisión de Salud del Congreso tras la filtración del reporte preliminar con datos de 7.500 voluntarios de la UPCH a través de un programa de Willax TV. En este señalaban que el documento probaba que la vacuna de Sinopharm era ineficaz.

Esas afirmaciones sobre la vacuna fueron desmentidas por el Ministerio de Salud, el Instituto Nacional de Salud, la Universidad Peruana Cayetano Heredia y el laboratorio chino Sinopharm.

Todos los ensayos de las vacunas están orientados a prevenir las enfermedades sintomáticas, no las infecciones asintomáticas. (Entonces) este ensayo también tiene el objetivo de determinar la eficacia en enfermedad sintomática”, aclaró entonces Coralith García.

Vale precisar que en este ensayo de 12.000 voluntarios enrolados, 8.000 fueron inoculados con las candidatas a vacuna contra la COVID-19 y 4.000 recibieron placebo.