UPCH sobre denuncia de voluntario: No podemos ordenar ingresos a camas UCI

Voluntario denunció un supuesto abandono porque no atienden su requerimiento de cama UCI. La universidad indicó que el tratamiento gratuito se da por un eventual efecto adverso de la vacuna.

Parientes piden que las autoridades se pronuncien sobre el caso del voluntario que contrajo la COVID-19. Foto: César Zorrilla / URPI-GLR
Parientes piden que las autoridades se pronuncien sobre el caso del voluntario que contrajo la COVID-19. Foto: César Zorrilla / URPI-GLR
Sociedad LR

La Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH) se pronunció por el caso de Erick Omar Salazar Seminario, voluntario de los ensayos clínicos de la vacuna de Sinopharm, cuyos familiares denunciaron a la casa de estudio por no atender el requerimiento de una cama UCI para él y un supuesto abandono.

La UPCH manifestó que, de acuerdo con el reglamento normado a través de un decreto supremo, es responsable de brindar atención y tratamiento médico gratuito en caso el voluntario sufriera algún efecto adverso generado por la inoculación de la vacuna en investigación, “mas no así por el contagio de la COVID-19 a causa de la pandemia.

“El equipo de investigación realiza el monitoreo permanente, evaluando a los pacientes que desarrollan la COVID-19, sin embargo, no puede ordenar la hospitalización o el ingreso a las UCI de los diferentes nosocomios. Cuando es posible, se efectúan las gestiones, pero estas no pueden ser infructuosas debido a la crítica situación sanitaria del país”, se lee en el comunicado.

A su vez, hizo un llamado para que todos los voluntarios de los ensayos continúen acatando los protocolos de bioseguridad para evitar el contagio de la enfermedad pandémica.

Finalmente, reiteró el pedido a las autoridades para que se apruebe el levantamiento del ciego del estudio, de forma que se pueda inmunizar a todos los voluntarios del ensayo que recibieron placebo.

Comunicado. Foto: UPCH

Denuncia a la UPCH

El abogado de la familia Salazar Seminario indicó que la universidad habría incumplido con el contrato, ya que este indica que “si la persona o voluntario sufre algún daño relacionado a la vacuna en el estudio o cualquier prueba del procedimiento, la institución se haría cargo por un año”.

“Levantar mi voz de protesta porque la Universidad Cayetano Heredia, a través de un acuerdo de confiabilidad, no está cumpliendo con su parte. Hace 10 días, él se sintió mal y llamó a su monitora. Ella le dio calmantes y otros medicamentos que, lejos de mejorar, lo empeoraba”, declaró el jurista a La República.