Arequipa: violencia se apodera en segundo día del paro de transporte

También en Puno. En Arequipa hubo enfrentamientos con la Policía por el control de la vías. Conductores que no acataron medida recibieron chicotazos en Puno. A otros les rompieron neumáticos.

Puente de Añashuayco. Policía consiguió destrabar vía de ingreso a Arequipa. Previamente hubo enfrentamientos con manifestantes.
Puente de Añashuayco. Policía consiguió destrabar vía de ingreso a Arequipa. Previamente hubo enfrentamientos con manifestantes.
Elmer Mamani

El segundo día del paro nacional del transporte pesado e interprovincial contra el alza del precio de los combustibles, se agudizó en Arequipa y Puno. En la primera región hubo enfrentamientos, actos de violencia y ataques a vehículos particulares. La carretera a Yura,ingreso de los vehículos provenientes de Puno, Cusco y Caylloma se convirtió en punto crítico. Numerosos policías liberaron varios tramos bloqueados con piedras y llantas quemadas pese a la oposición de los manifestantes.

Por la noche, recién ingresaron vehículos provenientes de esas ciudades de manera parcial. Pobladores denunciaron el uso de desmedido de bombas lacrimógenas. Por lo menos tres personas fueron detenidas por resistirse a la indicaciones de la fuerzas del orden en el kilómetro 16 de Ciudad de Dios en el distrito de Yura.

La jornada de ayer empezó con enfrentamientos en esa zona. Tras una agresión a una mujer, los manifestantes lanzaron piedras y los agentes respondieron con bombas lacrimógenas. Luego decenas de pobladores marcharon hasta el aeropuerto Alfredo Rodríguez Ballón. A su paso, varios carros fueron atacados. Les bajaron las llantas por transitar y no respetar la medida. Esta acción se repitió desde el lunes. El taxista Alejandro Gutiérrez tuvo esa mala suerte. Tres de sus llantas fueron desinfladas en la Av. Aviación. “Estoy de acuerdo con la huelga, pero hay gente que está haciendo estos ataques”, sostuvo molesto. Metros abajo un camión, otro taxi y una combi también fueron afectados. Otro taxista sufrió golpes por no acatar la protesta.

La ciudad estuvo dominada de bloqueos. Hubo varias marchas que provocaron el caos. Casi al mediodía cerca de 30 camiones bloquearon la Vía Evitamiento.

Los agarran a chicotazos

Mientras que en Puno la protesta se enfocó en Juliaca, Azángaro y Sandia. En provincias del sur el servicio fue normal.

En Juliaca, los conductores azotaron a sus propios colegas por trabajar. A los conductores de unidades pequeñas les pincharon las llantas. Las unidades que escaparon recibieron piedras. En varios puntos de la ciudad calcetera se registró conatos con la Policía.

En Sandia, San Antonio de Putina, Azángaro, y Huancané, no hubo ataques, a transportistas, pero sí la medida de fuerza se mantuvo. No hubo tránsito en dichas localidades porque se cerraron las carreteras con unidades pesadas. “El gobierno nos obliga a tomar estas medidas. Nos venden el combustible más caro”, reclamó Noé Flores, de la empresa Catorce de Junio de Juliaca.

En Tacna, los taxistas y el servicio urbano e inter urbano se suman a partir de hoy al paro. El presidente de la Central de Transporte urbano en Tacna, Fausto Laqui, indicó que el costo del combustible afecta a todo el transporte y toda la población.

Mercados especulan con precios

Con el inicio del paro, en los mercados recorre una corriente especulativa. En Puno y en Arequipa, los comerciantes comenzaron a incrementar los precios de los productos.

Cristóbal Huallapa, presidente del mercado de Río Seco, resaltó que desde mañana podrían faltar mercaderías provenientes del norte. Ayer descargó el último camión de fruta.

El dirigente explicó sostuvo que por cada viaje de 30 toneladas el flete es de 10 mil soles. Indicó que sí no rebajan el combustible el precio subiría y tendrían que aumentar los productos de primera necesidad en un 20%.