EN VIVO - Alianza Lima vs. Mannucci: sigue el partido por la Liga 1 del fútbol peruano VACUNAFEST - Todo sobre la sexta jornada de vacunación de mayores de 18 años y rezagados

Augusto Ortiz de Zevallos: “La zonificación ya no es usada en otros países hace 20 o 30 años”

Entrevista al arquitecto y urbanista. Magíster. Profesor universitario. Exasesor de la alcaldía de La Victoria. Fue responsable del proyecto Río Verde.

Propuesta. Ortiz de Zevallos plantea revisar el acuerdo del Concejo de Lima en base al diálogo. Foto: John Reyes/La República
Propuesta. Ortiz de Zevallos plantea revisar el acuerdo del Concejo de Lima en base al diálogo. Foto: John Reyes/La República
Melina Ccoillo

Desde la mirada del arquitecto y urbanista Augusto Ortiz de Zevallos, el Reajuste Integral de Zonificación (RIZ) de Lurín, recientemente aprobado por el Concejo Metropolitano, “es un absurdo” y se basa en conceptos que no representan un modelo de ciudad al futuro. Aquí compartimos sus argumentos.

¿Qué representa la aprobación de un cambio de zonificación en el valle de Lurín?

Es una decisión tomada sin suficiente información pública. Sin duda, es una amenaza que el espacio de Pachacámac quede anulado en su significado histórico. Evidentemente, si ese paisaje se desfigura y termina llenándose de edificios, es absurdo para el país. Lamentablemente, el Estado peruano aún tiene elementos muy primarios para manejar territorios. Usa categorías antiguas, como la zonificación, una palabra que ya no usan en otros lugares hace 20 o 30 años.

¿Ya no se debería hablar de un “cambio de zonificación”?

La zonificación es una palabra muy antigua y equivocada. La gente necesita cerca a su casa todo. La alcaldesa de París dice “la ciudad de 15 minutos”, es decir, yo necesito estar cerca de casa y en 15 minutos debo encontrar lo que busco: comida, servicios, recreación, empleo y solo caminando o usando bicicleta. La ciudad debe ser muchas centralidades, no solo una (que está) colapsada. Y lo que debemos tener son barrios y no conos o corredores. Ahorita las personas están en el Metropolitano o en el tren, para moverse de donde no pasa nada a donde pasa demasiado. Ese no es el modelo, pero la zonificación hizo eso: dividir en zona industrial, zona residencial, como excluyéndolas.

¿Qué se debió o se debe hacer a partir de ahora en Lurín?

Lo que debería haber es un modelo territorial, una maqueta de ciudad, una organización volumétrica razonable que cuide lugares, espacios, y no una serie de colorcitos pegados en un plano que luego permiten lo que sea. Son criterios cuantitativos, numeritos, no es una imagen urbana. En cualquier lugar cuidadoso, hay una maqueta de la ciudad en la municipalidad y uno ve lo que se puede y no se puede físicamente, entonces el crecimiento al sur, al este, puede organizarse si hay una forma tangible de verlo. Pero no se debe hacer un acuerdo de concejo que pasa a ser ley y termina con unos numeritos. También es un error decir “ninguna industria”. Hay industrias limpias, perfectamente regulables en su impacto ambiental. Si por ejemplo, el valle de Lurín produce magníficos resultados agropecuarios, que se pueden vender en la gastronomía, entonces podría ser rentable. En otras partes del mundo, se subvenciona el agro para que funcione, porque sino el propietario de la chacrita dice mejor lo vendo para que acá haya edificios, pero esa chacra con un mercado de 10 millones de posibles compradores, en una ciudad que tiene gastronomía como emblema, claro que podría se rentable.

Entonces el municipio de Lima no está cumpliendo con esa visión...

La alcaldía de Lima es casi un árbitro sin pito, que está ahí y no decide nada. Debería asumir más responsabilidades. La gente busca la ciudad, busca oportunidades, y el Perú es tan centralista que lamentablemente Lima se llama “oportunidad”. Ese gesto del alcalde Muñoz de salirse de la sesión (donde se aprobó el RIZ) tendría que convertirlo en algo más categórico y concreto, y encontrar una salida, y dialogar. Es decir, que los propios regidores acepten que está primera decisión pueda ser revisada para que aparezca un dialogo antes de que sea “todo o nada”.

¿Esto ocurre en otros distritos?

Lo de Lurín es el más notorio porque es un plan en su conjunto. Tenemos un Estado absurdo, numérico y confuso, porque nadie sabe a quién le toca qué, entonces el distrito, el municipio de Lima, ¿a quién le toca dar licencias? Esto ha pasado muchas veces. Así hay decisiones que van ocurriendo sin ninguna lógica, sin ningún panorama. Insisto en que me parece lamentable. Debe haber un plan territorial, con unas propuestas estratégicas.

Se debe debatir nuevamente la propuesta...

Lo que hay que hacer es dialogar, reflexionar, permitir actividades, pero reducir amenazas. Un plan es orquestar, no es tomar decisiones a ciegas. La zonificación, donde se piensa que la ciudad tenía que ser parcelas, hace que la gente se debe trepar en una combi horas y horas, años y años, los limeños nos pasamos en un transporte como tres o cuatro años y perdemos oportunidades, calidad de vida.