LO ÚLTIMO - Viruela del mono: Minsa confirma dos nuevos casos en Perú PARO DE TRANSPORTISTAS - ¿hay vías bloqueadas en este segundo día de protesta?

Más de 2.000 muertos a un año del primer caso de COVID-19 en Cusco

¿Qué hemos aprendido durante este tiempo? Es la pregunta que las autoridades del sector Salud buscan responder.

La primera muerte que se registró en Cusco a raíz de la COVID19 fue la de un ciudadano mexicano. Foto: La República
La primera muerte que se registró en Cusco a raíz de la COVID19 fue la de un ciudadano mexicano. Foto: La República
Luis Álvarez Guevara

En la tarde del 13 de marzo del año pasado, autoridades regionales confirmaron el primer caso de COVID-19 en Cusco. Se trataba de un ciudadano cusqueño de 37 años de edad que retornó de la ciudad de Washington en Estados Unidos. Desde el denominado paciente cero a la fecha, en la región imperial se registran 98.051 casos confirmados y 2.081 muertes por la pandemia.

Al cumplirse un año de la presencia del virus encontrado inicialmente Wuhan en tierras cusqueñas y con una segunda ola en la actualidad, en los últimos días, las provincias de Cusco y La Convención fueron declaradas de riesgo extremo. Sin embargo, es necesario saber qué hemos aprendido durante este tiempo.

“Es un virus que cambia y ahora ataca a otros grupos poblacionales, cada vez hay pacientes más graves. Aprendimos también que si se le da una mejor atención a nuestro sistema de salud podría funcionar de una manera adecuada a las necesidades de la población”, señaló Juan Spelucín Rucinman, titular de la Gerencia Regional de Salud (Geresa) Cusco.

La cronología recuerda que fue el 24 de marzo del 2020 que se reportó la primera víctima mortal del coronavirus. Un turista mexicano de 76 años de edad dejó de existir cuando disfrutaba de sus vacaciones junto con su esposa en la Ciudad Imperial. La mujer fue evacuada a su país natal tras presentar complicaciones en su salud, llevando consigo las cenizas de su esposo.

Las 2.081 muertes registradas hasta la fecha representan el 2,12 % de la tasa de letalidad desde que empezó la pandemia. De acuerdo con el reciente reporte epidemiológico, 10 personas dejaron de existir en las últimas 24 horas. En lo que va del presente año, los fallecidos suman 760.

Spelucín Runciman no descarta que el avance de casos sea por la presencia de las nuevas variantes; sin embargo, las muestras enviadas al Instituto Nacional de Salud (INS) no confirman tal posibilidad. A este hecho también se suma el relajamiento de la población para cumplir las medidas sanitarias.

La automedicación también es uno de factores negativos para la lucha contra la enfermedad, como el uso del oxígeno medicinal, que a decir del titular de la Geresa debe ser suministrado bajo la supervisión de un profesional. “El oxígeno es un medicamento y debe ser tratado por un médico. Su mal uso causa un daño irreversible y la muerte”, subrayó.

Sobre la ivermectina, el galeno refirió que su empleo no es recomendado por todas las guías médicas.

Otra de las dificultades, de acuerdo con lo manifestado por el gobernador regional de Cusco, Jean Paul Benavente, es la falta de personal especializado para la atención de la nueva enfermedad. “El tema de recursos humanos tenemos que seguir reforzando. Deja un dolor las muertes en nuestra región. Esta es una guerra que no la conocemos”, dijo.