Cajamarca: cámaras registran oso de anteojos categorizado como vulnerable

Este mamífero ha reducido su población en un 30% debido a la tala indiscriminada y a la caza de su especie.

Las especies de flora y fauna se ubican en un área de conservación. Foto: NCI y WWF
Las especies de flora y fauna se ubican en un área de conservación. Foto: NCI y WWF
LR Norte

En el Área de Conservación Privada - ACP Páramos y Bosques Montanos de la comunidad campesina San Miguel de Tabaconas se registró el oso de anteojos u oso andino (Tremarctos ornatus), especie categorizada como vulnerable por la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN).

Según diferentes estudios, esta especie de mamífero ha experimentado una reducción de un 30% de sus poblaciones en un periodo de 30 años, como producto del deterioro de su hábitat por perturbaciones antrópicas como la tala, quema y caza.

Renovadores de ecosistemas

El oso de anteojos es un potencial dispersor de semillas, modulador de la estructura y composición de los ecosistemas donde habita; motivo por el cual se considera a esta especie como clave para el funcionamiento de los ecosistemas de alta montaña.

Por esta razón, el Decreto Supremo 004-2014-MINAGRI también los categoriza como una especie vulnerable para tener mayor cuidado con esta especie.

El registro fue gracias a la alianza interinstitucional entre las ONGs Naturaleza y Cultura Internacional y World Wildlife Fund (WWF), con el apoyo de la especialista en monitoreo de fauna Vania Tejeda de Nodo Conservation y la participación de miembros de los guardabosques voluntarios del comité de gestión del área de conservación más grande de la región Cajamarca, ubicada en la provincia de San Ignacio.

Tras 44 días de haber instalado 20 cámaras trampa, el equipo técnico de ambas organizaciones también registraron diversas especies de aves y mamíferos como Jaguarundi, Zorro negro, Añuje, Majaz, Guan, Carpintero y Tororoi de nuca castaña.

Zoila Vega de Naturaleza y Cultura Internacional mencionó que las Áreas de Conservación Privadas en terrenos comunales permiten la conectividad de paisaje para asegurar poblaciones sanas. Además, permite que diversas especies de fauna encuentren un hábitat seguro.

“La conectividad funcional de estos paisajes asegurarían la viabilidad a largo plazo de las poblaciones de flora y fauna, para mantener su diversidad genética y así crear mayor resiliencia ante los posibles efectos del cambio climático.” aseveró.

Lazy loaded component