Investigadores mejoran productividad de hongos comestibles en Cusco

Proyecto consiste en la construcción de un secador eficiente que utiliza energía solar. Hongos cusqueños tienen la misma cantidad de proteínas que la carne y el pollo.

Secador es diseñado por especialistas de la Universidad Nacional del Callao. Foto: difusión
Secador es diseñado por especialistas de la Universidad Nacional del Callao. Foto: difusión
LR Cusco

Un equipo de investigadores de la Universidad Nacional del Callao (UNAC) desarrollan un proyecto que consiste en el diseño y construcción de un equipo que mejorará la productividad de hongos comestibles. Se trata de un secador eficiente que emplea energía solar y convencional. Este será empleado en las variedades siullus luteus y boletus edulis, hongos que se producen en Cusco.

El objetivo de este proyecto de la UNAC es potenciar la elaboración de estos productos destinados al consumo humano y de alto contenido nutricional. El financiamiento es realizado por el Consejo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación Tecnológica (Concytec).

Dichos hongos comestibles, que se producen en los distritos altoandinos de Lares y Pisac, en la provincia de Calca, se caracterizan por tener un alto valor económico y gastronómico. Pobladores resaltan sus propiedades nutricionales y medicinales. Además, son considerados alimentos funcionales ya que pueden ser utilizados en la prevención y tratamiento de algunas enfermedades.

Solución

Los productores de hongos en Cusco poseen algunas deficiencias tecnológicas para el secado de estos productos. Esto debido a que los secadores tradicionales hacen que el hongo se queme generando pérdidas económicas y oportunidades comerciales.

“Nuestra iniciativa ha mejorado el diseño de los secadores rústicos y tradicionales. Una vez seco estos alimentos son aprovechados para la elaboración de alimentos altamente nutritivos”, afirmó Zoila Margarita Díaz Córdova, investigadora principal del proyecto.

Díaz agregó que esta iniciativa también ayudará a combatir la desnutrición que afecta a más de 5.660 niños que viven en estos distritos de la provincia de Calca.

La investigadora sustentó que este tipo de hongos tienen la misma cantidad de proteínas que la carne y el pollo. Además, se desarrollará una cadena de valor del árbol del pino, donde crecen estos hongos, pues el agricultor conocerá todos los beneficios que se pueden obtener del mismo.

A esto se suma el desarrollo de fórmulas alimenticias y productos en base a los hongos para beneficio de las personas que sufren de anemia y desnutrición. El trabajo en su etapa final se realizará junto a la ONG Asociación Trabajo de mi Silencio y la empresa Micoti S.A.C. Ambas permitirán la implementación de estas propuestas.