AHORA - Vacunación de mayores de 40 años: sigue las incidencias de la jornada de hoy
EN VIVO - Universitario vs. Alianza Lima: sigue el minuto a minuto del clásico femenino

Agente de la Dirandro que investigaba mafia es asesinado en Chorrillos

Sociedad LR

Los peritos permanecieron en el lugar de los hechos varias horas para recabar las pruebas que ayuden a las investigaciones. Foto: URPI-GLR
Los peritos permanecieron en el lugar de los hechos varias horas para recabar las pruebas que ayuden a las investigaciones. Foto: URPI-GLR

Se presume un acto de venganza en contra del agente que investigaba y realizaba intervenciones a organizaciones de narcotráfico.

Publicidad

Un suboficial de la Dirandro fue asesinado cerca de las 7.00 p. m. por el conductor de una moto lineal. La víctima se encontraba a bordo de su automóvil afuera del car wash El Papilón, ubicado en el asentamiento humano San Juan de la Libertad, en Chorrillos.

El agente Gregorio Ancasi Chequecasaca, de 49 años, quien recibió los disparos a la altura del tórax, fue trasladado al hospital Casimiro Ulloa en su propio vehículo rojo, sin embargo, llegó cadáver. El cuerpo tenía impactos de bala en el hombro izquierdo.

Los testigos del crimen aseguran que el efectivo se encontraba sentado en una silla cuando llegaron los sicarios. Los dueños del car wash fueron quienes informaron sobre el asesinato a la Comisaría de Mateo Pumacahua.

Lazy loaded component

Minutos después de las 11.00 p. m., los peritos de criminalística seguían en el lugar del crimen recabando las pruebas para las investigaciones correspondientes. Para esto, el personal de la Dirincri cercó la zona a fin de recoger los casquillos de bala.

Se supo que Ancasi Chequecasaca era testigo de la condena del narcotraficante serbio David Cufaj, por lo que se presume un acto de venganza.

Lazy loaded component

De acuerdo a Latina, la víctima se encontraba investigando una mafia de narcotráfico. Además, habría participado de varias intervenciones, en una de estas últimas solo se habría hallado la droga, pero no a los participantes, lo que supone sería un ‘soplo’ a nivel interno.