Asesinan a joven de 26 años delante de sus parientes en El Agustino

Sociedad LR

larepublica_pe

01 Mar 2021 | 20:37 h
Jonatan Felices Alcarras fue visto con un arma de fuego en la mano mientras peleaba con un hombre. Foto: captura de Buenos días Perú
Jonatan Felices Alcarras fue visto con un arma de fuego en la mano mientras peleaba con un hombre. Foto: captura de Buenos días Perú

La madre de la víctima, quien presenció los hechos, aseguró que su hijo salió a comprar a una bodega cuando fue interceptado por dos hombres.

Una calle de la zona conocida como Parcela A, en El Agustino, fue escenario del violento crimen de un joven de 26 años que fue baleado luego de una gresca.

La madre de Jonatan Felices Alcarrás aseguró que su hijo salió de su casa para comprar una gaseosa en una tienda y en ese lapso comenzó a discutir con dos individuos.

En las imágenes de videovigilancia, se observó a Felices con un arma de fuego en la mano mientras peleaba con un sujeto. Momentos después apareció un tercer hombre de polo blanco y entre los dos agredieron a la víctima.

La mujer señaló que el arma no le pertenecía, sino que era de uno de sus atacantes y que el joven la tenía porque se la quitó segundos antes.

“Uno de ellos ha tenido la pistola, mi hijo ha forcejeado y se la ha quitado, pero no disparó. Entonces, mi hijo se va a la esquina a discutir con uno de ellos, se agarran a puñetazos y el otro le quita la pistola, es ahí cuando yo corro con mi sobrina”, contó a Buenos días Perú.

Lazy loaded component

En medio de la gresca, uno de los hombres logró quitarle el arma al joven y lo amenazó. Al ver que era atacado, los familiares de la víctima acudieron en su ayuda; sin embargo, no pudieron evitar que lo asesinen.

“Yo le decía: ‘Suelta eso, le vas a disparar’. Me mentó la madre, me dijo: ‘Yo te puedo matar (lisuras)’. Ahí es donde se le va y le dispara”, relató la progenitora.

Según su testimonio, luego de que el homicida le disparó por primera vez a su hijo, regresó y lo acribilló más veces. Ella intentó ayudar al herido para evacuarlo a un centro médico, pero ya había muerto.

Tras cometer el crimen, los atacantes huyeron con rumbo desconocido. Los deudos pidieron que sean capturados cuantos antes.

“No hay derecho para que lo maten. Lo único que yo quiero es que encuentren a ese sinvergüenza que me ha podido atacar, también a mi sobrina. Quiero justicia”, indicó la madre el occiso.