La Patrulla Covid que salva vidas en la provincia con más muertes en Arequipa

Juan Carlos Soto

Médico en casa.  Los pacientes llaman a la patrulla. Un enfermero técnico evalúa al paciente y luego le da tratamiento. Fotos: Rodrigo Talavera / La República.
Médico en casa. Los pacientes llaman a la patrulla. Un enfermero técnico evalúa al paciente y luego le da tratamiento. Fotos: Rodrigo Talavera / La República.

Buena iniciativa. El municipio de Islay y varias empresas privadas formaron un escuadrón de médicos y enfermeras que atienden en sus casas a los pacientes infectados de COVID-19. La iniciativa surgió por el colapso hospitalario en una de las provincias con el mayor número de muertes. Buen ejemplo que deben imitar otras autoridades municipales.

La muerte ha sido una visita constante de Islay. Las redes sociales postean obituarios y misas de honras fúnebres. 127 fallecidos por COVID-19, en una población de 51 mil habitantes, representa una de las tasas de mortalidad más altas de la región.

Para contener esta hemorragia, el alcalde provincial Edgar Rivera Cervera creó una Patrulla COVID de Auxilio que tuvo el apoyo de varias empresas privadas. Se trata de un escuadrón de médicos y enfermeras técnicas que atienden a los pacientes en sus casas. Los hospitales ya no pueden atenderlos por falta de capacidad, aunque ellos voluntariamente renunciaron a la atención especializada. Tienen miedo a morir solos sin la compañía de los suyos.

Son nueve de la mañana del jueves 25 de febrero en Mollendo, capital de la provincia de Islay. Una suave ventisca refresca los ardores de un verano distinto. Las calles y playas están casi desiertas. Mollendo es uno de los principales balnearios de Arequipa. Recibe hasta 30.000 veraneantes solo fines de semana que activan los negocios de hoteles, restaurantes, transporte y otros servicios. La pandemia paralizó ese movimiento económico.

Mollendo es uno de los principales balnearios de Arequipa. Por estas fechas la actividad comercial está paralizada.

Esta mañana, los integrantes de la patrulla COVID reciben una alerta por WhatsApp. En una camioneta 4x4, viajan hasta el asentamiento humano de Los Pinos. Ahí a una paciente le aplican medicamento por vía intravenosa. La enfermera técnica toma temperatura, saturación de oxígeno y evalúa signos vitales. Luego comunica a un médico quien receta según la gravedad del caso.

Nuevo mensaje por WhatsApp, ahora corresponde un descarte a una ciudadana con síntomas de haber contraído el virus. Hirashli Paredes Sánchez es paramédica de atención pre hospitalaria. Fue incorporada a la patrulla desde su fundación y dice que, en comparación a la primera ola, el virus, además del dolor de cabeza, fiebres, pérdida del olfato, descompensación de cuerpo, se presenta con diarreas.”Es la nueva cepa y es letal”, asegura. Aunque sobre ello no hay vigilancia epidemiológica en Arequipa de una mutación. Se trabaja a ciegas.

Lazy loaded component

Cerca del mediodía, la camioneta avanza rumbo a Villa Lourdes a la salida de Mollendo. Se detiene en la casa de una octogenaria que yace tendida en una cama conectada a un balón de oxígeno. La patrulla le renueva el balón. Así es la dinámica de la patrulla que trabaja 24 horas en tres turnos con treinta personas. Su central telefónica con dos recepcionistas envían los mensajes al personal de retén. Cuatro patrullas se desplazan por toda la provincia. Hacen descarte con pruebas rápidas, vigilancia de la medicación y oxígeno; trasladan a los pacientes graves que necesitan tratamiento en hospital. Desde agosto brindaron más de 4500 atenciones.

Carolina Febres Muñoz es una abogada que labora como subgerenta de Recursos Humanos de la municipalidad provincial de Islay. Ella preside la patrulla. Sostiene que no todos los enfermos pueden quedarse en casa. Si hay una demanda superior de oxígeno de seis litros por segundo sumado a una comorbolidad debe ir a un centro de hospital. Si se niegan les hacen firmar un documento.

DESINFECCIÓN. Enfermero se desinfecta luego de atención.

Febres Muñoz hace un balance de los seis meses que funciona la patrulla. Ha sido pelearle a la muerte a cara pelada. Se ganan batallas y se pierden otras. Hay casos que los hicieron llorar, como el deceso de seis de los ocho ancianos de un asilo. Pese a que estaban aislados alguien les llevó el virus y los contagiaron. La buena noticia, entre los sobrevivientes un anciano de 103 años. Febres sostiene que no solo enfrentan al virus. También, a veces, a la indiferencia del personal de la Red de Salud que depende del gobierno regional. No quieren recibir a los pacientes que trasladan graves. Hay choques fuertes, en donde interviene el alcalde con policías que constatan las negativas. Las quejas contra la red son varias. Por ejemplo, tienen un centro de aislamiento con 40 camas para pacientes leves y moderados implementado por Southern pero es un elefante blanco. No funciona. Este medio quiso conocer la versión del director de la red Nestor Montesinos sobre ello pero fue imposible la comunicación con él.

Los integrantes de la patrulla tienen un lema. “Cuando asistas a un paciente piensa que es tu mamá o abuelito”.

¿No tienes miedo a contagiarte? La enfermera Susan Céspedes responde que ya contrajo el virus pero controló los síntomas con una detección a tiempo. En un video que grabó sobre trabajo rompe en llanto. Hace meses que no visita a su madre con diabetes. Tampoco conoce a su nueva sobrina. Tiene miedo de llevarles el Covid, aunque en su trabajo va protegida con EPP, antifaz acrílico, doble mascarilla y después de la atención recibe un baño de amonio cuaternario. Los integrantes de la patrulla están en la primera línea de la lucha contra la COVID-19. Salvaron varias vidas y deben vacunarlas. Ese es el pedido de Susan al gobierno de Francisco Sagasti. Ojalá la escuchen.

OXÍGENO. Un cilindro para una paciente con baja saturación.

El aporte de las empresas privadas

En una época tan dolorosa suele ser obsceno precisar de quién aporta más. La patrulla funciona por la gestión municipal y el aporte de la empresa privada que opera en la provincia.

La primera en anotarse fue Southern. La compañía financia parte del pago al personal, la adquisición de pruebas rápidas y medicinas, etc. En los últimos meses varias compañías se han sumado: Tisur, una cementera, hasta promociones de ex alumnos. La cruzada fue notable.Comenzaron con seis cilindros de oxígeno, ahora disponen de cien que recargan en la planta de Camaná.