Arequipa podría quedarse sin libros de Vargas Llosa por rescisión de donación

LR Arequipa

Colección. Son 23.500 libros que el escritor donó a Arequipa. Foto: La República.
Colección. Son 23.500 libros que el escritor donó a Arequipa. Foto: La República.

Preocupación por seguridad en complejo que guarda colección privada del premio Nobel. Condición principal de donación es que libros sean conservados y puestos a disposición de investigadores.

El robo de libros y computadoras de la Biblioteca Regional Mario Vargas Llosa (BRMVLl) es una alarma sobre el peligro que enfrenta este complejo cultural y el valioso patrimonio que tiene.

En una siguiente oportunidad, los ladrones podría ir por la colección privada del Premio Nobel de Literatura 2010 depositados en el inmueble 310 de la calle San Francisco, contiguo a la sede donde ocurrió la sustracción.

Esa apreciación la comparte Mario Romel Arce Espinoza, uno de los fundadores de este centro cultural gestado por el Gobierno Regional de Arequipa (GRA). Y eso sí sería un escándalo internacional por la trascendencia del personaje y las consecuencias que ello acarrearía para Arequipa.

Vargas Llosa, en el 2012, anunció la donación de su colección privada de libros repartida entre Lima, Madrid y Paris. Son 30.000 volúmenes, de los cuales 23.500 ya se encuentran en la Ciudad Blanca.

Sin embargo, la donación tiene algunas condiciones. La principal, que sean conservados y puestos a disposición de investigadores. Empero revierten nuevamente al donante si esas cláusulas se incumplen. Arce Espinoza aclara que no es el caso ahora. Empero con el robo de la biblioteca, hay la sensación de peligro. Además que la gestión de Elmer Cáceres Llica no le da la importancia al complejo cultural. Tengo la impresión, dijo Arce Espinoza, que la autoridad regional no es consciente de ello y, por diferencias ideológicas con el escritor, el manejo del centro cultural paga los platos rotos.

Romel Arce es representante del Patronato que vigila la biblioteca del nobel. En los próximos días pedirá información sobre la seguridad del complejo. Arce lamentó el robo. Recordó que esas computadoras fueron donadas cuando él era director por el gobierno de Corea para alfabetizar a jóvenes y adultos mayores en tecnologías digitales. Y es penoso que se hayan perdido.