Luis Suárez Ognio: “Respondo por mí, por mi equipo de salud pública y mi familia”

Abel Cárdenas

Luis Suárez Ognio reconoció que se vacunó a 11 funcionarios que estaban a su cargo en el Viceministerio de Salud Pública. Foto: Composición-LR
Luis Suárez Ognio reconoció que se vacunó a 11 funcionarios que estaban a su cargo en el Viceministerio de Salud Pública. Foto: Composición-LR

El exviceministro de Salud Pública brindó una entrevista a La República para responder a los cuestionamientos sobre su participación y la de su familia en el caso Vacunagate.

El exviceministro del Ministerio de Salud Luis Suárez Ognio fue uno de los funcionarios que se vacunó con las dosis extras de Sinopharm, así lo confirmó la lista que entregó la Universidad Peruana Cayetano Heredia, difundida por este medio. También aparecen miembros de su familia y once integrantes del que fue su despacho viceministerial.

Suárez Ognio brindó una entrevista en la que intenta explicar los motivos de su participación y la de su entorno más cercano en el caso Vacunagate. Además, aseguró que participará de todas las investigaciones con el fin de aclarar todo este escándalo, y se disculpó por no haberlo informado en su momento y de manera oficial.

¿Doctor Suárez, estuvo enterado de la llegada de las 3.200 dosis extras de Sinopharm al Perú?

No conocía la cantidad precisa. Los investigadores de la Universidad Peruana Cayetano Heredia nos informaron, a través del doctor Carlos Castillo, que disponían de dosis de vacunas experimentales que ponían a disposición para la posibilidad de que recibamos la vacuna experimental voluntariamente.

Usted ha sido jefe del INS, por lo tanto, conoce la normativa de ensayos clínicos vigentes en el Perú. ¿Los protocolos peruanos permiten el ingreso de dosis extras para el personal que realiza ensayos clínicos?

Cada protocolo de investigación es diferente y es responsabilidad de los investigadores adaptarlo a las necesidades de la investigación. El Instituto Nacional de Salud es el ente que regula y aprueba los protocolos.

¿Es normal probar un producto en investigación (vacuna experimental) en el personal que realiza el ensayo clínico?

Las condiciones de hacer una investigación durante una pandemia no son condiciones normales. Es de esperarse que los protocolos tuvieran que adaptarse para dar seguridad a los investigadores. Considero que el objetivo de inocular al personal no era probar el producto, sino dar protección al personal de la investigación por la alta exposición al atender miles de voluntarios en el centro de investigación.

¿Quién le invita a vacunarse?

Los investigadores de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, a través del doctor Carlos Castillo, asesor de inmunizaciones del viceministerio de salud pública.

¿Le informaron que estaban vacunando a más funcionarios?

En ningún momento recibí ninguna información sobre otras personas vacunadas fuera del equipo del viceministerio de salud; solo puedo informar de lo que ocurrió en mi equipo.

¿Quién era el encargado de la coordinación de esta vacunación con las dosis de Sinopharm al interior del Minsa? ¿Era el Dr. Carlos Castillo, como dijo Germán Málaga?

El doctor Carlos Castillo era el asesor en tema de inmunizaciones del despacho viceministerial de Salud Pública. Él nos informó que los investigadores de la UPCH ponían a disposición la posibilidad de que recibamos la vacuna experimental voluntariamente.

¿Cuántos funcionarios del Minsa se vacunaron con estas dosis extras que envió Sinopharm?

Desconozco cuántas personas han recibido la vacuna experimental en el Minsa. En el despacho del viceministerio de Salud Pública, (se vacunaron) 11 personas.

¿Usted sabía de la vacunación de Pilar Mazzetti?, ¿quiénes más sabían?

No, no lo sabía; desconozco si alguien más lo sabía.

¿Sabe algo sobre las dosis enviadas a la embajada china?, ¿se le informó quién está a cargo y a quienes iban dirigidas?

Lo desconozco.

¿Doctor Suarez, usted era miembro de la Comisión Multisectorial encargada de la adquisición de vacuna, formada en agosto del año pasado?

No. Según la Resolución Suprema N.º 079-2020-RE, del 10 de agosto de 2020, la Ministra de Salud era la representante del Minsa.

¿Solo la ministra representaba al Minsa en esa Comisión?

La ministra de salud Pilar Mazzetti, y su alterno era el doctor Carlos Castillo; luego, a partir del 8 de enero, el doctor Mario Tavera, según Resolución Ministerial 024-MINSA

¿Estaba al tanto de los avances y acuerdos de dicha comisión?

Recibía informes generales, pero no participaba directamente de las reuniones.

¿Puede explicarme por qué recibió 3 dosis, cuando el ensayo clínico está probando 2 dosis?

Sí. En el Minsa nos hacen controles periódicos de pruebas serológicas y moleculares para el COVID-19. Después de la segunda dosis, mis controles salieron negativos; es decir, mi organismo no había generado anticuerpos contra COVID-19 (esto se puede corroborar en registros del NETLAB); fue por eso que se me recomendó una tercera dosis, después de la cual tampoco he desarrollado anticuerpos anti-COVID. Es probable que se deba a una condición personal de inmunosupresión, ya que en el 2020, antes de asumir como viceministro de Salud Pública, yo había recibido radioterapia por un problema oncológico.

¿Doctor Suárez, por qué hay 7 personas de su entorno familiar en el listado de vacunados?, ¿eran parte del estudio?

No, (mis familiares) no son parte del estudio. Esto era estratégico, y como ha informado la UPCH, estaba considerado en el protocolo. La razón por la cual acepte que recibamos la vacuna experimental fue para dar una posible protección al equipo a cargo de la conducción nacional de la respuesta frente a la pandemia; es decir, el equipo del cual dependían las acciones que se realizaban en el país. Vacunar a contactos relacionados, sean familiares u otros, tenía el mismo propósito. Esto era un riesgo permanente; de hecho, una miembro del equipo que no había aceptado la vacuna experimental falleció por COVID-19.

¿Usted es consciente de que pudo acceder a esas dosis por el cargo que tenía en el Ministerio de Salud?

Los investigadores de UPCH pusieron a disposición del viceministerio de Salud Pública la posibilidad de que recibamos la vacuna experimental voluntariamente; nosotros no la pedimos. En esos momentos, era una vacuna experimental que solo se había probado en el mundo en 192 personas en fase 1 y en 448 personas en fase 2. Se sabía que era razonablemente segura y no se sabía mucho de su eficacia. Por eso se aceptaba voluntariamente, asumiendo el riesgo que podría implicar los efectos adversos aún no conocidos.

¿Doctor Suárez, cree que estuvo bien vacunarse a escondidas en medio de las negociaciones para la compra de las vacunas y de una pandemia que flagela a nuestros compatriotas?

Nosotros no nos vacunamos a escondidas; hemos ido al Centro de Investigación en UPCH de manera abierta, incluso con uniforme del Minsa, se nos registraba la entrada y por esa razón existen las listas de registro. Por nuestra parte, no se hizo nada a escondidas y en todo momento consideré que se procedía públicamente. Me disculpo por no haber comunicado esta situación de manera oficial y oportunamente por parte nuestra; respondo por mí, por mi equipo de salud pública y mi familia. Desconozco lo ocurrido fuera de este ámbito. Estoy dispuesto a todas las investigaciones que sean necesarias al respecto para llegar a aclarar esta situación tan lamentable que ha afectado gravemente a nuestras familias, quienes han sido víctimas de despidos laborales y de ataques de odio sin que se haya investigado a profundidad esta situación.