Local del Ángel del Oxígeno permanece cerrado desde el viernes

La empresa Criogas suspendió su atención al público hasta este lunes debido a desabastecimiento de oxígeno medicinal. Sin embargo, aún no abren sus puertas.

Personas hacen cola en las afueras de la empresa, Foto: Jorge Cerdán/ La República
Personas hacen cola en las afueras de la empresa, Foto: Jorge Cerdán/ La República
Sociedad LR

Desde el pasado viernes 5 de febrero, la distribuidora Criogas, propiedad de José Luis Barsallo, conocido como el ‘Ángel del Oxígeno’, se encuentra cerrada. El negocio ubicado en la avenida Alfredo Palacios, en el Callao señaló en un comunicado que no atendería hasta el lunes 8 de febrero, debido a que su proveedor se ha quedado sin oxígeno. Sin embargo, hasta el momento las puertas permanecen cerradas.

Familiares de las personas infectadas con la COVID-19 han permanecido todos estos días formando largas colas por temor a perder su lugar.

“Vienen unos sujetos y se meten a la cola, ponen balones de oxígeno pequeños y dicen que ya lo habían puesto hace rato. Insultan, amenazan y hace que algunas familias se hayan retirado, no es justo” dijo Ronald Mejia a La República.

Cabe resaltar que, la falta de oxígeno ya había sido reportada días antes del cierre. Incluso, el administrador del local había informado sobre las dificultades de conseguir el producto en el mercado internacional. El proveedor de Criogas tenía inconvenientes para seguir importándolo.

Pese a estas dificultades, el negocio seguía haciendo un gran esfuerzo en mantener el precio asequible ante la alta demanda. El metro cúbico de oxígeno a 20 soles dio esperanzas a las familias de los pacientes contagiados de COVID-19 e hizo que Barsallo sea reconocido con el apelativo del ‘Ángel del oxígeno’.

Con este cierre temporal, muchas de las personas que se encontraban acampando a lo largo de la avenida Alfredo Palacios mostraron su malestar y preocupación. Por lo pronto, la Policía sigue resguardando la zona.