Los congresistas otra vez

LR Sur

La Republica
Columna Patricio Quintanilla.

“Es de esperar que el Pleno del Congreso actúe con racionalidad y no apruebe estos proyectos dañinos para la economía del país”.

Patricio Quintanilla

U La Salle

Ya es un tema recurrente las decisiones que está tomando el Congreso de la República que afectan la economía del país, por desconocimiento del impacto que pueden tener sus propuestas. Veamos algunos ejemplos.

Devolución aportes de la ONP

Afortunadamente el Tribunal Constitucional ha declarado la inconstitucionalidad de la ley aprobada por el Congreso por insistencia, de “devolución” de los aportes de la ONP. Lo pongo entre comillas, porque ese dinero no existe; en el sistema distributivo, las pensiones de los jubilados, se pagan con los aportes de los trabajadores activos del mismo periodo.

La llamada devolución, significaría un desembolso de la caja fiscal de 15,000 millones de soles, que en el contexto actual puede y debe ser utilizado en apoyo a los segmentos vulnerables de la sociedad, aquellos que tienen un trabajo informal o que no tienen trabajo.

Línea aérea estatal

En este momento el sector de transporte aéreo atraviesa una severa crisis, por la reducción de vuelos consecuencia de la pandemia; muchas compañías de aviación han colapsado o están a punto de hacerlo; sin embargo, la Comisión de Transportes del Congreso ha aprobado esta propuesta y debe pasar al Pleno.

El capital inicial sería de “solamente” 75 millones de dólares, lo que equivale a más de 270 millones de soles, que supuestamente serían aportados en parte por los gobiernos regionales (¿¿??).

Por otro lado, hemos tenido mala experiencia con AeroPerú, que tuvo que venderse a un precio muy bajo a una línea aérea extranjera.

Tope a tasas de interés

Es cierto que las tasas de interés en el Perú son altas, especialmente en créditos de consumo y los otorgados a micro y pequeña empresa, pero la solución no es fijar topes, porque esto imposibilitaría créditos a estos sectores, quienes caerían en el financiamiento informal, con tasas muchísimo más altas.

La única alternativa es aumentar la oferta de créditos, de manera que la competencia obligue bajar las tasas; esto no es factible en el corto plazo, salvo que el Banco de la Nación intervenga activamente en el mercado, operando como un banco comercial, con tasas inferiores a las actuales, regulando así el mercado.

Conclusión

Es de esperar que el Pleno del Congreso actúe con racionalidad y no apruebe estos proyectos dañinos para la economía del país.