AHORA - Vacunación de mayores de 40 años: sigue las incidencias de la jornada de hoy
EN VIVO - Universitario vs. Alianza Lima: sigue el minuto a minuto del clásico femenino

En el Dos de Mayo, bacterias infecciosas empujan a la muerte a pacientes COVID-19

Pamela   Huerta

Pacientes en el área conocida como 'la carpa COVID', lugar donde aguardan por una cama de hospitalización mientras son monitoreados y reciben tratamiento con oxigeno medicinal. Foto: Antonio Melgarejo - La República
Pacientes en el área conocida como 'la carpa COVID', lugar donde aguardan por una cama de hospitalización mientras son monitoreados y reciben tratamiento con oxigeno medicinal. Foto: Antonio Melgarejo - La República

El jefe de epidemiología del hospital confirmó un brote con 7 casos de infecciones por bacterias intrahospitalarias. Según fuentes de este diario, 2 pacientes perdieron la vida agravados por esta causa y se sigue sin tomar medidas para resolver los problemas de hacinamiento, áreas diferenciadas o nuevas instalaciones con los mínimos estándares de atención.

Publicidad

La segunda ola de contagios por COVID-19 ya golpea a nuestro país. Entre otra cuarentena y ciertas restricciones, nuevamente la prevención se evidencia como punto débil. Una muestra es el Hospital Nacional Dos de Mayo, donde se han confirmado por lo menos 7 casos de infecciones por bacterias intrahospitalarias en pacientes con coronavirus. Se trata de microorganismos resistentes a los fármacos y capaces de agravar cualquier cuadro clínico en poco tiempo.

Pero esta historia no es nueva, una situación similar ocurrió a mediados del 2020 en el Hospital de Emergencias de Ate. En ese momento, el Ministerio de Salud (Minsa), emitió un comunicado indicando que “reforzarían la implementación de medidas de control de infecciones”. Estas; sin embargo, parecen no haber sido suficientes.

Bacterias infecciosas

Las bacterias intrahospitalarias detectadas en el Dos de Mayo son: Klebsiella pneumoniae, Staphylococcus aureus y Stenotrophomonas maltophilia. El jefe de epidemiología y salud ambiental del hospital, José Bolarte Espinoza, confirmó a La República que estos microorganismos habían sido identificados en siete pacientes con Sars-COV-2. De este grupo, dijo, dos se encuentran en “estado delicado”.

“Oficialmente tenemos detectados alrededor de 7 casos, generalmente en áreas COVID, en áreas no-COVID no tanto. Al menos no notificados, porque el hospital tiene ahorita una cantidad de camas que, obviamente, no pueden estar vigiladas al 100%”, sostuvo el especialista, quien añade que si un paciente está más de siete días “la probabilidad de que adquiera una infección por bacterias nosocomiales crece tremendamente”. “Hay hasta un 50% más de probabilidades de que haga este tipo de infecciones”, acotó.

José Bolarte Espinoza, jefe de epidemiología del Hospital Nacional Dos de Mayo. Foto: Antonio Melgarejo - La República

Tras evidenciar que pacientes en recuperación agravaban sus cuadros clínicos de un momento a otro, se empezaron a realizar cultivos, tanto sanguíneos como de aspiración bronquial. Con los resultados de estas pruebas pudieron establecer finalmente lo que sucedía.

“Lo que los cultivos nos indican es que estos pacientes están atravesando no solo un cuadro inflamatorio por una infección viral (COVID-19), sino que también están enfrentando una infección por bacterias intrahospitalarias. Estas no suelen existir en la comunidad, son más bien adquiridas en instalaciones nosocomiales (hospitales, clínicas, laboratorios, etc.)”, detalla una fuente del Dos de Mayo, quien prefiere mantener su identidad en el anonimato.

Estos microorganismos suelen transmitirse por estancias hospitalarias prolongadas, exposición a procedimientos invasivos y, sobre todo, por no contar con las condiciones adecuadas de atención. De acuerdo a la fuente de este diario, al cierre de esta nota se detectaron cuatro casos más de pacientes COVID que habían adquirido infecciones intrahospitalarias. Dos habrían perdido la vida.

Área de observación en el Hospital Dos de Mayo donde, por demanda hospitalaria, pacientes deben permanecer largo tiempo. Foto: Gian Masko.

Condiciones hospitalarias

El Dos de Mayo cuenta con áreas diferenciadas para atender pacientes COVID y no-COVID; pero estos límites solo existen en teoría, pues en la práctica, los primeros deben ingresar a donde haya un lugar disponible para continuar luchando por su vida.

“Hay una Unidad de Shock Trauma (UST) no-COVID que es el lugar donde hay 2 pacientes COVID y otra UST COVID que recién abrieron hace una semana y no tiene ni enchufes, por eso nos hemos negado a llevar pacientes ahí. También hay 2 áreas de observación COVID donde están los pacientes en ventilación mecánica y un área no-COVID (donde igual a veces se filtran pacientes COVID). Junto al UST COVID improvisada hay otra área de observación, improvisada también, que recién se ha abierto”, detalla nuestra fuente.

Bolarte, en representación del nosocomio, aseguró que se habían habilitado al menos 6 áreas COVID nuevas. Precisó que cuentan con puntos de oxígeno, aire comprimido y que se habían programado médicos, enfermeras y técnicos “para brindar la mejor atención posible”.

El último martes 2 de febrero, un equipo de La República recorrió las instalaciones del establecimiento. Personal del nosocomio nos mostró las áreas diferenciadas COVID y no-COVID, los ingresos de estas y cómo los pacientes con síntomas respiratorios eran evaluados previo a ser ubicados en un área específica.

Después conocimos la UST no-COVID, un espacio con solo dos camas en uso que guardaban un distanciamiento coherente con lo que indican los protocolos. En el ambiente, también habían dos camas rezagadas a los lados, las cuales dos días antes de nuestra visita estaban habilitadas y ubicadas con poco distanciamiento, según unas fotografías a las que La República tuvo acceso.

De acuerdo a Bolarte, quien estuvo presente en el recorrido, en ese espacio solo se usaban dos camas y los pacientes estaban siendo evaluados para saber si tenían COVID-19. Esto sucedió alrededor del medio día; sin embargo, una orden de ingreso firmada a las 7:00 a.m. ya daba constancia de que al menos una de esas personas era portador del Sars-COV-2.

Unidad de Shock Trauma (UST) durante visita del equipo de La República. Foto: Antonio Melgarejo - La República

Unidad de Shock Trauma (UST) del Hospital Nacional Dos de Mayo en área no-COVID previo a visita de La República . Foto: Gian Masko.

Por otra parte, existe una preocupante reducción de personal médico especialista. “De 35 pasaron a 13 médicos emergenciólogos, por ejemplo; porque se han contagiado, no les han pagado y algunos por licencias al ser personas de riesgo”, manifestó nuestra fuente.

En ausencia de la directora del Dos de Mayo, la doctora Rosario Kiyohara Okamoto; se le consultó sobre este asunto a Bolarte. Admitió que, si bien todos los servicios están cubiertos, existe una sobrecarga laboral como en todos los hospitales. “Hay desgaste del personal, pero aún están con la moral bastante alta y eso debe serle reconocido al personal de salud”, agregó.

Respuesta oficial

Al ser consultado sobre los casos de infecciones intrahospitalarias de los que La República tenía conocimiento, Bolarte, quien es el encargado del área de epidemiología, aseguró que sabían de los mismos y que ya se habían tomado medidas para “cortar con la diseminación”.

“Se han rastreado los casos, identificado, aislado inclusive y controlado. (…) Nosotros hemos realizado el procedimiento de informar a las unidades involucradas directamente, las alertas epidemiológicas se emiten a nivel nacional y en los hospitales lo que hacemos son informes iniciales, informes de seguimiento de estos agentes”, indicó.

Expresó que el objetivo de solicitar un aislamiento de agentes intrahospitalarios es cortar la cadena de transmisión y que habían decidido no movilizar a los pacientes para aplicar el aislamiento de cohorte.

“El aislamiento en cohorte quiere decir que esos pacientes quedan en una sola área, no se les moviliza y se les trata ahí mismo para evitar la movilización. Porque si vamos a movilizarlos a otra área, corremos el riesgo de diseminar y contaminar”, aclaró.

Explicación del especialista

Las infecciones adquiridas por bacterias nosocomiales están asociadas a pacientes hospitalizados, para esto se debe tener en cuenta algunos factores: la edad, enfermedades preexistentes y los tratamientos recibidos, sobre todo cuando se ven expuestos a intervenciones invasivas como una intubación endotraqueal, una sonda en el tracto urinario o una vía para monitorear el corazón.

Para el doctor Manuel Loayza Alarico, especialista en epidemiología, es importante seguir todos los parámetros de control de calidad. En el lavado de manos, por ejemplo, explica que es necesario no solo usar jabón, sino otras sustancias que permitan arrastrar todo tipo de gérmenes. El uso y cambio de guantes y mascarillas es fundamental.

“En los ambientes es importante el aislamiento entre pacientes que estén contaminados, buscar espacios para que no se contagien, el material quirúrgico debe estar esterilizado, el tema del lavado de ropa, de desinfección de las camas es importantísimo. También se hace control de riesgo ambiental, se colocan unas placas para tomar muestras ambientales, esto para saber qué bacterias están rondando y se hace un perfil antibiograma”, precisó.

Brote de bacterias infecciosas. Infografía: La República

Este perfil detecta las bacterias que existen y se analizan para saber sin son resistentes y, de serlo, a qué. “Porque a veces van cambiando, algunas bacterias van rotando. Es importante que a través de un mapa microbiológico se les dé seguimiento para saber cómo existen”, comentó el especialista.

“Cuando a un paciente le da una infección por bacterias intrahospitalarias, tiene mayor riesgo de morir, porque como son resistentes a los medicamentos, hay que comprar medicamentos muy caros como colistina y tigeciclina. Estos son super fuertes y valen carísimo”, anadió.

Este tipo de fármacos pueden costar hasta 600 soles dependiendo el laboratorio, costos que muchas veces son inalcanzables para las familias de los pacientes. En el caso del Dos de Mayo, Bolarte aseguró que estos tratamientos son cubiertos al 100% por la farmacia del nosocomio. Lamentablemente, asumir este proceso resulta largo y tedioso, por lo que en muchos casos los pacientes terminan complicándose y no resisten.

Por otra parte, el doctor Loayza indica que se trata de un brote epidémico cuando hay dos o tres casos de infecciones intrahospitalarias que tienen conexión en tiempo, espacio y persona asociado a una misma bacteria. En el Dos de Mayo, si sumamos los últimos pacientes, se contabilizan 11 casos por tres tipos de bacterias diferentes.

“Lo que se recomienda es cerrar estas áreas que están infectadas y, sobre todo, mejorar los procedimientos que de limpieza, seguridad y esterilización. El recurso humano es importante también, porque tienen que constantemente estar revisando los protocolos que se establecen por temas de seguridad del paciente”, finalizó.

Con conocimiento de causa

En julio del año pasado, la directora del Dos de Mayo recibió una carta donde el cuerpo médico y el sindicato de enfermeras detallaban que no contaban con áreas diferenciadas en la UST, que existía hacinamiento de pacientes, los turnos del personal eran insuficientes y demás situaciones a las que se debían enfrentar diariamente. Incluso le hacían de conocimiento de que la única UST que existía no contaba con sistema de extracción de aire ni ventilación, más que las “lunas que el jefe de servicio mandó a romper”.

Esta misiva fue reiterada el 14 de enero del 2021, solicitándole que emita alguna respuesta ante “la caótica y desprotegida situación en la que vienen laborando”. De acuerdo a nuestras fuentes, sigue sin ser respondida.

Cartas emitidas por personal médico y de enfermería a la directora del Hospital Nacional Dos de Mayo. Foto: La República

Finalmente, sabemos que el país atraviesa la segunda parte de una crisis sanitaria que otorgó la oportunidad de prepararse, de prevenir o menguar en parte, las condiciones del personal de salud y pacientes que se enfrentan al nuevo coronavirus; pero no se hizo. La realidad del Dos de Mayo no es aislada; sin embargo, preocupa que ahora los pacientes deban convivir no solo con el Sars-COV-2, sino también con una serie de bacterias que los pueden estar empujando hacia la muerte de manera acelerada.

LR PODCAST: Escucha el Informe Matinal del 4 de febrero del 2021

Lazy loaded component