EN VIVO - Tokio 2020 EN VIVO: sigue en directo las incidencias del tercer día de competencias

Perú reporta 42 partos de adolescentes entre 11 y 14 años en lo que va del 2021

Sociedad LR

El Fondo de Población de las Naciones Unidas calcula que el 2% de las mujeres en edad fértil en América Latina y el Caribe tuvieron su primer parto antes de los 15 años. Foto: difusión
El Fondo de Población de las Naciones Unidas calcula que el 2% de las mujeres en edad fértil en América Latina y el Caribe tuvieron su primer parto antes de los 15 años. Foto: difusión

La región que registra más casos es Loreto, con siete partos como consecuencia de la violencia sexual contra menores de edad.

Publicidad

Uno de los temas pendientes en el Perú es el reconocimiento de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, problemática que se hace más urgente en el contexto de la pandemia. La situación se refleja en las cifras, ya que en lo que va del 2021 se han registrado 42 partos de adolescentes entre 11 y 14 años, según el Registro del Certificado de Nacido Vivo (CNV) en Línea del Ministerio de Salud (Minsa).

Las regiones que reportan más casos son Loreto (7), San Martin (5) y Ucayali (4). Sin embargo, las estadísticas ya eran preocupantes en el 2020, con 1.178 embarazos de menores de 15 años, de las cuales 26 eran niñas entre 0 y 10 años. Cada una de ellas fue víctima de violencia sexual, pues de acuerdo con la legislación peruana no están en edad de consentir este acto.

El coronavirus ha agravado esta preocupante realidad a nivel regional; por eso, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) pidió a los países que cumplan con su deber y adopten medidas para garantizar el derecho a la salud sexual en este contexto de emergencia.

La CIDH insta a los Estados a que garanticen el acceso seguro a la anticoncepción, incluida la anticoncepción de emergencia; faciliten el acceso a información veraz y sin censura, así como a la educación con perspectiva de género integral necesaria para que mujeres y niñas puedan adoptar decisiones libres y autónomas”, manifestó el órgano de la OEA en su portal web.

Violencia sexual en niñas y adolescentes

Latinoamérica refleja un aumento de los embarazos en menores de edad. El Fondo de Población de las Naciones Unidas calcula que el 2% de las mujeres en edad fértil en América Latina y el Caribe tuvieron su primer parto antes de los 15 años.

La principal causa de estas alarmantes cifras es la violencia machista. Solo en el 2020, los CEM (Centro de Emergencia Mujer) atendieron 2.862 casos de violaciones sexuales, donde las víctimas eran niñas entre 6 y 11 años, y 6.007 denuncias de adolescentes entre 12 y 17 años.

Escenario que se ha visto recrudecido por la pandemia, pues muchas niñas han tenido que estar confinadas junto a sus agresores sin saber cómo y a quién pedir ayuda. Esto revela la otra razón de esta problemática: la falta de educación sexual integral en los colegios.

Es importante que ellos sepan cómo reconocer situaciones de violencia, porque no es algo que se dé un día para otro, sino que muchas veces hay un proceso de manipulación”, recalcó la psicóloga Macarena González. Además, es necesario que se les enseñe sobre métodos anticonceptivos y se les hable sobre su ciclo menstrual.

Susana Chávez, experta en salud pública y directora ejecutiva de Promsex, señaló en una entrevista pasada para La República que han sido “pocas las acciones de los Estados para lograr vencer la otra pandemia que es la violencia sexual, pero también a las restricciones que hay para las menores de 15 años, quienes se ven obligados a continuar con un embarazo no intencional”.

Actualmente, la legislación peruana solo permite el aborto terapéutico; es decir, solo las personas cuyo embarazo representa un riesgo para su vida pueden interrumpirlo. En este grupo podrían estar incluidas niñas y adolescentes víctimas de violencia sexual, pues, según la OMS, “las gestantes menores de 20 años se enfrentan a un riesgo de un 50% superior de mortalidad prenatal”.

Sin embargo, la burocracia, la falta de un tratamiento especial para menores de edad y la indiferencia del Estado las sigue condenando a vivir un embarazo que nunca desearon y que les dejará secuelas en su salud física y mental.