AHORA - Gobierno modificará horario de restricciones durante Navidad y Año Nuevo LO ÚLTIMO - Gobierno no abrirá fronteras ante presencia de variante ómicron en el mundo

Ollas comunes para sobrellevar el nuevo confinamiento

Solidaridad. Desde que se inició la pandemia no han parado y ahora, con otra cuarentena, se cree que el número de comensales aumente. Son apoyadas por instituciones o grupos de jóvenes.

Solidarios. “Manos a la olla” es una iniciativa que empezó en 2020. Varios grupos están imitando su labor. Enhorabuena. Foto: Jorge Cerdán/La República
Solidarios. “Manos a la olla” es una iniciativa que empezó en 2020. Varios grupos están imitando su labor. Enhorabuena. Foto: Jorge Cerdán/La República
Ángela  Valdivia

Clavel Sarmiento recuerda con claridad que el 9 de junio del 2020, junto con otras cinco madres de familia, abrieron la olla común que planearon por semanas, luego de haber visto la necesidad que había en el asentamiento humano Los Jardines de la Quebrada, en Carabayllo.

Habían pasado casi tres meses desde que el Gobierno inició la cuarentena. Los ahorros de los vecinos, explica Clavel, ya se habían terminado, varios otros se quedaron sin empleo y aquellos que se ganaban el pan día a día no podían salir.

La situación parece repetirse con el nuevo confinamiento, pues a pesar de que las autoridades dicen que esta vez es diferente, la gente vulnerable es nuevamente la más afectada. Sarmiento señala que el anuncio del presidente Sagasti ’'chocó’' a todos y que lo más probable es que el número de personas que acuden a la olla común incremente.

Las cinco mujeres se turnan. Dos se levantan de lunes a viernes a las 4:30 de la mañana y preparan el desayuno. Lo reparten a las 6:00, y a las 8:30 inician el almuerzo para 60 o 70 personas. Clavel estaría contenta de recibir a más gente si tan solo tuvieran más donaciones.

La olla común que maneja es una de las que apoya la municipalidad de Lima a través de la iniciativa ’'Adopta una Olla’'.

Víctor Quinteros, representante del municipio, comenta que apoyaban a 12 ollas comunes por mes, pero que decidieron intensificar el trabajo y aumentar la cifra a 60. Este mes incluso ayudarán a 63.

La idea es apoyar las ollas comunes durante un tiempo, enseñarles sobre nutrición y luego se vuelvan autosostenibles.

Más ayuda

Gianina Meléndez también comenzó a ayudar el año pasado, a finales de junio. Debido a su trabajo conocía zonas de Lima sur en las que no llegaba ni siquiera el agua durante la primera semana de la cuarentena.

Las viviendas quedaban muy arriba y las cisternas no podían llegar. Pero aparte de este elemento indispensable, también estaba de por medio la falta de comida.

Por ello, decidió hacer una colecta con cinco amigas e iniciaron ’'Manos a la olla’'. El grupo comenzó con S/ 500 que dividieron en tres ollas comunes. Al principio se planeaba tener el proyecto por tres meses, pero mientras pasaban los días la situación solo empeoraba.

Era difícil que las ollas comunes se sostengan, por eso ampliaron el trabajo hasta diciembre, pero para ello ya se habían comprometido con apoyar a nueve en total: cuatro de forma fija. Después de eso se tomó la decisión de continuar todo el 2021, incluso antes de que se supiera sobre una nueva cuarentena.

Gianina sospechaba que podría ocurrir en algún momento y por eso habló con cada lideresa de las ollas comunes, y cuando el presidente hizo el anuncio igual fue como un ’'baldazo de agua fría’', pues la incertidumbre no tardó en aparecer.

’'Manos a la olla’' no solo brinda apoyo económico, sino también otorga materiales de cocina y bioseguridad, e implementación de espacios para que puedan cocinar.

En tanto, el padre Alberto Ávalos, vicario de Cáritas Lima, cuenta sobre la ampliación del apoyo que realiza la Iglesia desde que se inició la emergencia. ’'Ahora todas las parroquias, incluso las que no necesiten un comedor, pero pueden apoyar a otro distrito, recibirán víveres’'.

Cáritas se hará cargo de recoger las donaciones y distribuirlas a las ollas comunes existentes y a las que vayan a aparecer. En cada zona son los párrocos los que salen a caminar por sus distritos y toman contacto con grupos de personas que se están organizando.

A la fecha, han ayudado a miles de personas de zonas populosas en las que la gente vive el día a día y que trabaja en lo que pueda, como ocurre en Manchay, donde existen 80 ollas comunes hasta ahora.

¿Dónde se puede apoyar a estos grupos?

Para apoyar a ’'Adopta una olla’' de la Municipalidad de Lima se puede comunicar al número 976 530 794 o escribir al correo adoptaunaolla@munlima.gob.pe.

En caso de querer ayudar a ’'Manos a la olla’' se puede llamar al número 932 500 170 o al 934 051 104. También disponen de cuentas bancarias (BCP: 191-25843997-0-45, CCI: 002-1911-2584399704553).

Y para el caso del Arzobispado de Lima, además de llevar víveres a las parroquias, se pueden enviar donaciones a Cáritas Lima. El número para comunicarse es el (01) 203 7700, opción 1.

LR PODCAST: Escucha el Informe Matinal del 2 de febrero del 2021

Lazy loaded component