EN VIVO - Protestas y saqueos en Chile por segundo aniversario de estallido social

Relajamiento de autoridades afecto lucha contra la COVID-19 en Arequipa y Cusco

Fuera de sitio. Aunque en ambas regiones se elaboraron planes para hacer frente a la segunda ola, estos no han dado los resultados pensados. Pandemia esta creciendo rápidamente en esta localidades, poniendo en jaque al sector salud.

La Republica
Problema. Falta de atención adecuada en anillo primario esta causando que cada día lleguen más pacientes positivos a hospitales con síntomas graves.
Elmer Mamani,José Víctor Salcedo,

Aunque por semanas se hablaba del inicio de una segunda ola del coronavirus, cuando esta se presentó, encontró desprevenidas a las autoridades de salud de Arequipa y Cusco.

En Arequipa por ejemplo, la Gerencia Regional de Salud (Geresa) aprobó el 18 noviembre de 2020 un plan para la segunda ola, sin embargo este no ha logrado buenos resultados. Actualmente los hospitales están a un paso del colapso sin camas UCI y con un crecimiento acelerado de pacientes hospitalizados.

El plan de Arequipa planteaba prepararse para varios escenarios, el más grave era de 6223 hospitalizados, 1992 que requieran camas UCI y 996 muertes. Con las posibles variantes del virus esto sería peor. Para aplicar su estrategia, Geresa estimó invertir S/ 144 millones, S/ 49 mi millones hasta fines de 2020 y S/ 95 millones en 2021.

El documento contempla una serie de acciones. Los gastos más fuertes eran la continuidad de personal CAS COVID (S/74 millones), además del fortalecimiento de camas hospitalarias y UCI en los distintos niveles (S/ 15 millones). Cuando las camas UCI estaban al límite, el 14 de enero el gerente regional de Salud, Christian Nova Palomino, explicó un plan de acción para atención ante el aumento de casos graves para la provincia capital. Cien equipos de intervención rápida, balones con oxígeno y medicamentos como ivermectina para centros de salud, fueron los principales.

Sin embargo las muertes no cesan y llegan a un promedio de 14 diarias. ¿Está funcionando ese anillo de contención que anunció Nova? Giovanna Valdivia, secretaria general saliente del Sindicato de Enfermeras de la Red de Salud Arequipa-Caylloma, señaló que sí han dotado de balones de oxígeno y pruebas.

El decano del Consejo Regional V del Colegio Médico del Perú, Javier Gutiérrez, señala que no pude negar una mejoría, pero que “falta mucho”. “La gente sigue llegando muy grave a los hospitales y eso no debería pasar. Hay que reevaluar esos puntos y los que deben de dar una respuesta sincera son los responsables”, indicó. También puntualizó que sigue una falta de ciudadanía a acatar las disposiciones y restricciones.

Por su parte Rene Flores, presidente de la Federación Médica de Arequipa, refiere que “no existe un plan”. Se quejó de que el primer nivel de atención sigue olvidado. “Pueden prometer muchas cosas y no pisar tierra. Les hemos dicho que transparenten cuál es el presupuesto que están asignando para combatir esta segunda ola, de esta manera podemos priorizar actividades”, sostuvo.

Mientras que el ingeniero Huber Valdivia criticó que no se haya tomado acciones desde los meses finales del 2020 en que hubo una disminución de muertes e infectados. “¿No se dieron cuenta que con la reactivación económica se generaba un problema de la salud? ¿No era fácil deducir esto?”, preguntó.

Si se da una mirada a provincias, un plan para contener un aumento de pacientes no hubo. Los dos módulos para atender casos COVID-19 en la provincia de Camaná colapsaron la semana anterior. Una comitiva de Geresa tuvo que viajar con ayuda y paliar la situación. Los casos también se incrementan en Islay. la Geresa envió ayuda como balones, camas y concentradores.

Cada uno por su lado

Por otro lado no hay una cohesión entre autoridades sanitarias y políticas para hacer frente a esta segunda ola. Cada quien va por su lado. Los médicos del hospital COVID-19 Honorio Delgado Espinoza solicitaban cuarentenas estrictas los fines de semana y focalizada para las provincias de Arequipa, Islay y Camaná. No hubo apoyo a sumarse a su pedido de parte de las principales autoridades políticas.

Días atrás el alcalde provincial de Arequipa, Omar Candia, pedía retroceder a la fase tres de la reactivación económica con la oposición de burgomaestres distritales. El alcalde de Camaná, Marcelo Valdivia, pidió recientemente cuarentena de 15 días por la grave situación de su jurisdicción. Mientras que Percy Miranda, presidente del Comando COVID-19, confía en que las últimas medidas dictadas por el gobierno den un respiro a los hospitales del Geresa y de EsSalud que tanto requieren. Anunció que pedirá la salida del Ejército para mayor control de las medidas de bioseguridad.

“Tenemos opiniones del gerente de Salud, del Comando, del alcalde provincial y distritales, del gerente del Seguro Social. Entonces, no hay un ente rector. La responsabilidad de la falta de liderazgo es la del gerente de Salud (Nova Palomino)”, indicó Javier Gutiérrez.

Para el alcalde del distrito de Yanahuara, Anghelo Huerta, está primando en la pandemia el “sálvese quien pueda”. Explicó que no hubo ninguna reunión entre las autoridades para coordinar acciones desde el anunció de más restricciones.

Otro mismo caso

Durante tres meses y medio, del 15 de setiembre al 15 de diciembre, bajó la virulencia del COVID-19 en Cusco. Hubo tiempo suficiente para mejorar las cosas para la segunda ola. Sin embargo, todo avanzó a paso de tortuga.

El problema principal fueron los procesos burocráticos demasiado lentos para impulsar las Inversiones de Optimización, de Ampliación Marginal, de Rehabilitación y de Reposición (IOARR) en el sector salud, según el gobernador Jean Paul Benavente.

A pesar de ello, Cusco tiene su plan de respuesta a la segunda ola con una inversión de 12 millones: incluye la compra y entrega de oxímetros de pulso. Además, un grupo de 500 especialistas ya empezaron a aplicar las pruebas antígenas, que son como las moleculares, pero permiten conocer sus resultados en 20 minutos.

Adicionalmente, el Gobierno Regional del Cusco cuenta con un presupuesto de unos 55 millones para atender la pandemia.

Hubo lentitud para ampliar la capacidad hospitalaria. Los IOARR para ampliar las camas UCI en los hospitales Antonio Lorena y Regional están concluidos. No obstante, continúa el problema de personal médico y asistencial para las áreas COVID-19.

En Cusco apenas hay 23 médicos intensivistas, quienes se abastecen a duras penas para cubrir la atención en las 23 camas UCI. La capacidad de esta área podría aumentar hasta 50 camas, pero, según el gerente regional de Salud, Juan Spelucín, no habrá personal para que estas funcionen con eficiencia.

Para superar ese inconveniente, el Ministerio de Economía, precisa Spelucín, debe aprobar el presupuesto para contratar más médicos y personal asistencial, así como para pagar horas complementarias a los actuales galenos.

Lo que está garantizado es el abastecimiento de oxígeno medicinal. Hay plantas en casi todas las provincias y de paso un convenio con Industrias Cachimayo para que garantice el insumo en caso haya más demanda.

Respiradores para regiones del país

Respira Perú, la iniciativa solidaria integrada por la Conferencia Episcopal Peruana, la Sociedad Nacional de Industrias y la Universidad San Ignacio de Loyola, trajo al Perú 880 Respiradores Mecánicos de Uso Personal – VORTRAN.

Los equipos llegaron la semana pasada al Perú desde la ciudad de Miami, Estados Unidos. Una parte ya fue entregado en hopitales de Lima. Se estima enviar a regiones 550 equipos.

Respira Perú coordina con nuevos aportantes para traer más respiradores al país. Cabe destacar que este apoyo ha sido posible gracias al aporte de Kallpa, Familia Romero, Alicorp, Backus, Latam Airlines Perú y Signia.

LR PODCAST: Escucha el Informe Matinal del 1 de febrero del 2021

Lazy loaded component