EN VIVO - Tokio 2020 EN VIVO: sigue en directo las incidencias del cuarto día de competencias

Medidas son blandas para frenar contagios por COVID-19 en el sur

LR Sur

Especialistas y autoridades sanitarias coinciden que era oportuno una cuarentena estricta los fines de semana. Foto: La República
Especialistas y autoridades sanitarias coinciden que era oportuno una cuarentena estricta los fines de semana. Foto: La República

Preocupados. Galenos y especialistas de Arequipa, Tacna y Puno esperaban disposiciones más drásticas. Ampliar toque de queda, limitar aforos y prohibir carros privados los fines de semana no bajará la curva.

Publicidad

El virus del Sars-CoV-2 mató a 15 personas en Arequipa y nueve en Tacna las últimas 24 horas. El martes último, murieron 18 pacientes en Cusco, la peor cifra del año y diez en Puno.

¿Las últimas medidas del Gobierno son adecuadas para frenar esta mortandad en las regiones del sur declaradas en nivel de riesgo muy alto? Especialistas y autoridades sanitarias coinciden que era oportuno una cuarentena estricta los fines de semana y no solo una hora más de toque de queda y la prohibición de circulación de vehículos particulares.

La jefa de Epidemiología de la Red Asistencial de EsSalud de Arequipa, Marienela Ruiz Caro, advirtió que si los contagios no bajan, el hospital Carlos Alberto Seguín Escobedo (CASE), llegaría a su límite en la quincena de febrero. “Desde mi punto de vista epidemiológico es bastante congruente una inmovilización sábados y domingos”, subrayó. Informó que el comité de lucha contra el COVID-19, donde participa EsSalud, solicitó medidas más extremas. Su posición coincide con la de los médicos del hospital Honorio Delgado que temen una avalancha de contagiados.

Ruiz Caro además señaló que el índice de positividad en EsSalud subió de 16% en diciembre a 22.8% en febrero. “Esto refleja que la población no se cuida”, agregó. Si no hay un corte de contagios, Arequipa irá al nivel extremo y ahí habrá una cuarentena total como en 10 regiones del país.

Igual percepción tiene el presidente de la Federación Médica de Arequipa, René Flores. Calificó a las nuevas medidas de “blandas” y que no obedecen a la realidad cada una de las regiones. “Se han hecho desde el escritorio”, cuestionó. No cree que el cierre de algunos negocios paren los los casos. “La gente no acata. Las disposiciones deben ser más estrictas. La federación envió un oficio a la Gerencia de Salud para que de manera independiente tomen medidas. Además solicitan una fiscalización más rigurosa al transporte y a los grandes centros comerciales que incumplen con los aforos indicados.

Tacna: Más muertes

La misma desazón se vive en Tacna, una de las más golpeadas en el sur. El director regional de Salud, Oscar Galdos Rodríguez, dijo que se esperaba una mejor decisión del gobierno.

A inicios de mes tenían uno o dos fallecidos por día, ayer se reportaron 9 muertes y en los últimos siete días, suman 57 víctimas. En el hospital de EsSalud, Daniel Alcides Carrión, la demanda se incrementó en 400%. De sus 111 camas solo quedan 7 libres. Ayer se difundieron imágenes de pacientes en camillas conectados a balones de oxígeno bajo toldos, a la intemperie. Se denunció un colapso, pero el gerente de la Red Asistencial de EsSalud, Paulo Gordillo Maydana, sostuvo que la movilización de pacientes se debió a la desinfección de ambientes. Mas bien reconoció que las 20 camas UCI están ocupadas.

El secretario general de Sindicatos de Enfermeros, José Luis Vargas Salcedo, dijo que el virus tiene mayor contagio y que a pesar de la primera ola y la lección que dejó, la escasez del recurso humano no es solucionada.

Paciente dada de alta: “esta enfermedad va en serio”

Soraya Poma Cotrado (39) es una valiente mujer proveniente de la provincia de Yunguyo, que tras batallar por su vida por 11 días en el Centro de Atención COVID-19 del hospital regional Manuel Núñez Butrón, venció al coronavirus y el miércoles fue dada de alta.

“Lo que recuerdo es que el 17 de enero me transfirieron con un balón de oxígeno desde el hospital de Yunguyo. Durante el tiempo que estaba internada no podía respirar con facilidad, sentía dolor de cabeza y parte de mi pie estaba inmóvil”, relata Soraya mientras es retirada en una silla de ruedas.

Los familiares de Soraya llegaron al nosocomio puneño y ayudaron para los trámites de alta médica, y luego de ello lo trasladaron a bordo de un vehículo con destino a su vivienda en Yunguyo. “Esta enfermedad es en serio, pido a la población a que tengan cuidado y adopten las medidas de prevención”.

En el Centro de Atención COVID-19 actualmente están internados 40 pacientes.