Piden camas UCI y más producción de oxígeno medicinal

Jesica León,Elizabeth Prado,

El dato. Se necesitan camas UCI en todo el país. Se logró incrementar el número de ellas desde el inicio de la pandemia, pero no es suficiente. Conseguirlas es urgente para muchas familias. Foto: EFE
El dato. Se necesitan camas UCI en todo el país. Se logró incrementar el número de ellas desde el inicio de la pandemia, pero no es suficiente. Conseguirlas es urgente para muchas familias. Foto: EFE

Opinan especialistas. Carencia de hospitales e incremento de casos por la segunda ola de la pandemia convierten en verdaderos dramas la búsqueda de familiares de los infectados por camas UCI y oxígeno. Expertos demandan al Gobierno actuar y advierten que solo en Lima unas 2 mil personas necesitarán en 7 o 10 días más camas UCI.

La alarma dada por la Defensoría del Pueblo fue clara, un llamado de atención para actuar de manera decidida: ya no quedan camas de cuidados intensivos (UCI) para la atención de pacientes con Covid-19 en todo Lima y Callao. “Alertamos que al 23 de enero, en Lima y Callao no queda ninguna cama UCI con ventilador para adultos”, publicó la Defensoría en Twitter, basa do en datos de Susalud.

También los expertos piden incrementar la producción y mejorar la producción de oxígeno medicinal, que genera tantos vía crucis para los familiares de los peruanos afectados.

Esta última urgencia parece haber sido escuchada, pues ayer, mediante el Decreto Supremo N° 006-2021-SA, el Ejecutivo declaró prioritaria la producción y distribución del oxígeno medicinal “como recurso estratégico en salud”, en la lucha ante el Covid-19.

A través de la norma, se declaró de prioritaria atención todo lo referido a la producción y distribución de oxígeno medicinal para los establecimientos de salud públicos y privados en todo el país, “por encima de la producción industrial”.

En lo que se refiere a las camas UCI, el infectólogo Juan Villena explica mejor cómo es que se dan estas carencias. Indica que los pacientes en las salas UCI generalmente permanecen más de 20 días internados o tardan incluso hasta dos meses, quedando inutilizable esa cama durante ese tiempo.

“Entonces -dice él-, cualquier incremento de casos que tengamos, aun cuando sea pequeño, ya genera problemas en los centros asistenciales. Por eso es que decimos que ya no hay camas”.

Por ello, Villena propone que para esta segunda ola se aumente más de 10% o 20% las camas UCI. “Tenemos más de 1.000 camas ocupadas, entonces, necesitamos otro número de camas para los pacientes nuevos”, comentó.

Al respecto, la ministra de Salud, Pilar Mazzetti, había informado en el último trimestre del 2020 que hay 1.728 camas UCI (con ventiladores) a nivel nacional para la atención de pacientes infectados con el nuevo coronavirus. De ellas, 1.499 estaban ocupadas y 229 se encontraban libres.

El mismo expresidente Martín Vizcarra informó, en setiembre del año pasado, que habían pasado en unos meses de 140 a 1.728 camas UCI.

Se sabe que cuando empezó la crisis sanitaria, en marzo, se tenía 100 camas UCI, en abril se llegó a 142, tal y como lo afirmó el Minsa. A setiembre de ese año se llegó a 1.728.

Según el último reporte de la sala situacional del Minsa, hay 1.784 camas UCI en el país.

De todos modos, los expertos demandaron al Gobierno actuar de inmediato y advierten que solo en Lima unas 2 mil personas necesitarán camas UCI en 7 o 10 días y no tienen dónde ir.

Los médicos señalan también que, además de la falta de camas UCI, los hospitales de Lima y de otras regiones requieren oxígeno medicinal para salvar vidas. Sugieren que el Estado acuda incluso en auxilio de las personas y regale mascarillas personales.

Medidas en Lima y el país

Además, ante el alarmante crecimiento de ocupación de camas de hospitalización y el colapso de las camas UCI que viene provocando esta segunda ola en solo 31 días, varios epidemiólogos están pidiendo medidas más severas para Lima pues esta concentra el 50% de infecciones, muertes y mueve la mayor parte de la curva nacional; sin embargo, no tiene un tratamiento especial.

La exministra de Salud, Patricia García, aseguró que el Gobierno se equivocó al no poner en el más alto nivel de contagio a Lima y señaló que debe haber una cuarentena focalizada también en las regiones que están en colapso como es el caso de Huánuco. “Lima ya tiene que cerrarse, no hay más. Eso de cerrar por distritos es un sueño. Ni siquiera se tiene muy bien el dato de donde se infectaron las personas, andamos a ciegas”.

Y destacó que en un mes ya se llegó al colapso de los servicios de salud. “Si no se toman acciones, el caos que se avecina es grande. En todo el país en menos de un mes en esta segunda ola, ya tenemos el 66% de las muertes diarias del peor pico de la primera ola, y la curva de crecimiento es ya casi vertical”.

García advirtió a inicios de enero el crecimiento acelerado de la curva y propuso que, para bajar la velocidad de esta, se debe retroceder algunas fases económicas y evaluar la situación de los espacios cerrados, como restaurantes, centros comerciales y mercados, ya que los municipios no están controlando el aforo.

“¿A dónde van a ir?”

En tanto, el infectólogo y presidente del comité de Salud Pública del Colegio Médico, Augusto Tarazona, remarcó que Lima concentra el 50% de contagios y decesos y la única manera para controlar la velocidad de la transmisión del virus es con cuarentena focalizada, de lo contrario, habrá más fallecimientos.

En ese sentido, dijo que las cuarentenas focalizadas –que pueden ser por distritos de mayor riesgo– deben de ser con intervención integral con apoyo del Gobierno para aquellos casos que no pueden subsistir y con participación de los gobiernos locales. “Pero si no se logra controlar a través de esto, tendría que haber una cuarentena total como un recurso de rescate y salvataje”.

Agregó que una cuarentena general de 7 días tienen una eficacia bastante similar a una cuarentena de 14 días.

“Ya no hay camas UCI ni camas hospitalarias. Son 5 mil personas que aparecen como nuevos contagiados a diario y de ellos el 10%, o sea, 500 necesitará hospitalización ese día, entonces en una semana 3 o 4 mil necesitarán hospitalizarse. Y de esa cifra más o menos el 1% o 2% llegará a UCI. Es decir, unas 2 mil personas van a necesitar UCI en el lapso de 7 a 10 días. ¿A dónde van a ir?”, cuestionó.

Este pedido también lo comparte el presidente de la Sociedad Peruana de Medicina Intensiva, Jesús Valverde, quien advirtió que “la situación es insostenible, necesitamos cuarentena focalizada, Lima necesita ser intervenida”. La nueva variante británica está generando síntomas graves más rápidamente. “Ya no hay etapas intermedias que nos permitan atender en camas convencionales, los síntomas avanzan muy rápidamente”, advirtió.

Y el epidemiólogo Antonio Quispe señaló que han clasificado mal a Lima y Huánuco cuando ambos son de riesgo muy alto. “Hemos pasado de 5 a 15 regiones con el sistema sanitario colapsado y ni siquiera acaba el mes”.

Y ante el dilema de si priorizar la economía o la salud, Quispe remarcó que hay un crecimiento acelerado de los fallecidos por causa no violenta y se ha empezado a aumentar en los domicilios. “Sin personas no hay economía”.

Un falso dilema

Para el economista Armando Mendoza “se habla mucho de que aquí hay que hacer una elección entre salvar la economía o salvar la salud. Es un falso dilema. O nos estabilizamos en términos sanitarios o simplemente la economía seguirá dando tumbos. No nos vamos a recuperar”.

Refiere que se alude al costo que tendría una cuarentena o medidas más severas. “Pero hay que preguntarse lo que nos costaría no hacerla, así de simple”.

“El tema es que no tenemos hasta ahora un sistema social en el que toda la población esté atendida y protegida con algo que se parezca a un seguro de desempleo. Lo que hemos tenido son paliativos, bonos, etc.”.

El economista Enrique Fernández-Maldonado apoya la idea de que “si la situación supera los topes que estamos registrando habría que evaluar un confinamiento, pero solo si se va a disponer de los recursos para que la gente reciba un bono económico, una tercera o cuarta entrega”.

“Hay regiones donde lo que pasa es crítico, Loreto, Ica y otras más, donde se podría evaluar un confinamiento radical. Pero eso solo va a ser viable siempre que se implementen bonos económicos. Y ello porque no todos tienen la capacidad de generar teletrabajo, con ingresos fijos. El 50% de la PEA está formado por trabajadores independientes y buena parte de estos trabajadores se ganan sus ingresos en trabajo ambulatorio, en servicio a domicilio, etc. Esas personas no podrían soportar un confinamiento. Sería un saludo a la bandera”.

Reacciones

Patricia García, exministra de Salud

“En todo el país, en menos de un mes en esta segunda ola, ya tenemos el 66% de las muertes diarias del peor pico de la primera ola, y la curva de crecimiento es ya casi vertical”.

Augusto Tarazona, epidemiólogo

“Ya no hay camas UCI ni camas hospitalarias. Son 5 mil personas que aparecen como nuevos contagiados... Unas 2 mil personas van a necesitar UCI en el lapso de 7 a 10 días. ¿A dónde van a ir?”.

Jesús Valverde, médico intensivista

“La nueva variante está generando síntomas graves más rápidamente. Ya no hay etapas intermedias que nos permitan atender en camas convencionales, los síntomas avanzan muy rápidamente”.

Kurt Burneo, economista

“Con la recaudación en caída y la actividad económica cayendo -menos, pero sigue cayendo-, diría que las condiciones de marzo no existen ahora, la capacidad de respuesta del Estado es mucho menor”.

Enrique Fernández-Maldonado, economista

“Cualquier medida de confinamiento no va a tener ningún efecto si la gente va a salir a trabajar. Será un saludo a la bandera, erosionará la autoridad del Estado, además de generar confusión en la gente”.

Armando Mendoza, economista

“Ya sea cuarentena total o focalizada, no se sabe si tendrá resultados. La cuarentena inicial, que fue de las más severas del mundo, no funcionó por causas estructurales como la informalidad”.

Avance del coronavirus en el país.

Newsletter COVID-19 en Perú de La República

Suscríbete aquí al boletín de La República y recibe a diario en tu correo electrónico toda la información sobre el estado de emergencia y la pandemia de la COVID-19.