Camas UCI con ventiladores mecánicos se agotaron en Lima y Callao

La Defensoría del Pueblo solicita que se privilegie el teletrabajo para reducir la movilización de las personas y prevenir los contagios COVID-19 ante el inicio de la segunda ola.

El servicio de UCI está copado al 100% en la capital. Foto: La República
El servicio de UCI está copado al 100% en la capital. Foto: La República
Sociedad LR

Acaba de iniciar la segunda ola de contagios por COVID-19 y la demanda hospitalaria sigue en aumento. De acuerdo con un reporte de la Superintendencia Nacional de Salud (SuSalud), ya no quedan camas UCI con ventiladores mecánicos disponibles en las entidades a las que pertenecen las Instituciones Prestadoras de Servicios de Salud (Ipress).

De acuerdo con la entidad, las 929 camas de Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) que se encuentran en los centros médicos del Ministerio de Salud (Minsa), hospitales del Seguro Social de Salud (EsSalud) y clinicas privadas están copadas.

Así mismo, la Defensoría del Pueblo hizo un llamado a las entidades públicas y privadas para que se privilegie el teletrabajo y así disminuir la movilidad de personas. Además, la entidad ha pedido con urgencia que las autoridades procedan a distribuir masivamente mascarillas protectoras a la población.

No quedan camas UCI. Foto: SuSalud

Cabe recordar que, la situación en las regiones al interior del país no es distinta, ya que en al menos 11 regiones del país no hay camas en la Unidad de Cuidados Intensivos.

Decenas de personas acuden a recargar balones de oxígeno en local del ‘Ángel del Oxígeno’

Decenas de personas acudieron nuevamente a la avenida Alfredo Palacios, donde se encuentra ubicado el local ‘Criogas’, que perteneciente a Luis Barsallo, conocido como el ‘Ángel del Oxígeno’. Desde horas de la noche del último viernes, estos ciudadanos han formado sus colas para llenar sus balones de este insumo medicinal.

La mañana del día 23 de enero, alrededor de 201 balones han sido contabilizados para empezar con el proceso de recarga. Varios hombres y mujeres esperan su turno para llevar oxígeno, lo más antes posible, a sus familiares enfermos del nuevo coronavirus.