Christian Reynoso critica posible realización de fiesta de la Candelaria virtual

Desde Puno, el escritor cuestionó la organización del evento ante la segunda ola desatada por la COVID-19. Hizo un llamado a la ministra de Salud para que se pronuncie al respecto.

Cientos de danzarines y músicos participarían en evento. Foto: Archivo La República
Cientos de danzarines y músicos participarían en evento. Foto: Archivo La República
LR Puno

Puno. Cada vez son más las personalidades que están en contra del desarrollo de la festividad Virgen de la Candelaria de manera virtual y con elencos de diversos conjuntos, porque podría repercutir en el incremento de los contagios de la COVID-19.

Esta vez, el escritor y periodista Christian Reynoso se pronunció contra la actividad y precisó que sería un foco de contagio y propagación del virus.

A través de una columna en un medio digital advirtió que, si la actividad es concretada por la Federación Regional de Folklore y Cultura de Puno, entre 6.500 y 7.500 danzarines, se concentraría mucha gente para la presentación en la Universidad Nacional del Altiplano, que ofrecerá su centro de convenciones en estreno para tal efecto.

“En la práctica, esta presentación no tendrá nada de virtual debido a la aglomeración que supondrá la reunión de los bailarines, músicos y demás. En ese sentido, es evidente que una situación de esta naturaleza, en medio de la pandemia que vivimos, representa un foco de contagio peligroso por más protocolos que se establezcan, y que traerá el incremento del número de casos de COVID-19 en la región y un mayor número de muertos”, cuestionó el escritor.

Reynoso se preguntó: “¿Quiere la Federación y su presidente, Jorge Ramos Loaiza, ser responsable de ello, por una decisión unilateral a todas luces desacertada? ¿Quieren los presidentes y los danzantes de cada conjunto faltar a su sentido de responsabilidad ciudadana y exponerse a cadenas de contagio y/o poner en peligro a sus familias?”

Finalmente, consideró que la Federación del Folklore de Puno no puede pasar por encima de los lineamientos nacionales y poner en riesgo la salud de la región. “La ministra de Salud debe pronunciarse al respecto, lo mismo que el Ministerio de Cultura y el resto de instituciones locales. La Policía deberá intervenir tal como lo hace en reuniones de 10 o más personas”, sostuvo.