Reclusas habilitan biohuerto y cultivan hortalizas en penal de Arequipa

Sociedad LR

larepublica_pe

16 Ene 2021 | 21:04 h
Voluntaria trabaja en el terreno donde ahora cultivan hortalizas. Foto: difusión
Voluntaria trabaja en el terreno donde ahora cultivan hortalizas. Foto: difusión

La siembra y cosecha de sus propios alimentos también funciona como una herramienta terapéutica para las internas.

La agricultura urbana es un movimiento que toma cada vez más fuerza en diferentes espacios, como colegios, comedores populares y, ahora, un establecimiento penitenciario de mujeres en Arequipa. A fin de aprovechar un terreno abandonado del recinto carcelario, decidieron implementar un biohuerto en el que ahora cultivan hortalizas y verduras para su consumo.

Esta iniciativa ha servido de herramienta terapéutica para las internas, quienes dedican su tiempo al sembrado, cuidado y cosecha de sus productos. La conciencia ambiental es otro aspecto que internalizan las mujeres que le dedican tiempo a este proyecto.

Al inicio eran solo dos voluntarias la que se involucraron en esta actividad de horticultura, pero a diario se suman cada vez más. Ellas siembran acelgas y betarragas debido a que son de fácil cuidado y toman poco tiempo para su crecimiento.

Las autoridades del recinto penitenciario resaltaron el desarrollo de esta actividad. “El cuidado de las plantas brinda beneficios y propósitos que favorecen la estabilidad física y mental de las privadas de libertad”, expresaron.

Por su parte, el Instituto Nacional Penitenciario (INPE) señaló que promueven toda acción que contribuya al tratamiento de los internos en estos establecimientos a nivel nacional. Actualmente, el Penal de Mujeres Arequipa alberga a 133 internas.

¿Cuál es la importancia de un biohuerto?

Instalar un biohuerto es importante porque las personas adquieren una mejor alimentación a través del consumo de hortalizas, cuyos productos tienen un alto valor nutritivo en vitaminas y minerales. También promueven el trabajo en comunidad.