Puno: historias y misterios que encierra el pasaje preinca en la isla Amantani

Anastasio Pacompia dio información de la ubicación del pasaje escondido porque cuando era joven ingresó al interior. Los isleños están convencidos que la chinkana es el nuevo camino a su pasado.

La hermosa isla de Amantani alberga la chinkana preinca recientemente encontrada. Foto: Carlos Cisneros, La República
La hermosa isla de Amantani alberga la chinkana preinca recientemente encontrada. Foto: Carlos Cisneros, La República
Liubomir Fernández

“Acá es. Yo bajé con dos velas. Una se apagó y con otra salí. Era extenso. Daba miedo”, dijo Anastasio Pacompia Mamani. A sus 87 años, es uno de los pobladores de mayor edad de la isla de Amantani. Su relato fue determinante para que las autoridades comunales den con la ubicación del pasaje subterráneo o chinkana, que será aperturada por el Municipalidad Provincial de Puno. Los trabajos deben empezar en dos meses.

Este camino escondido, ubicado dentro de lo que hasta hace años era la comisaría de la zona, está tapado con piedras y tierra. Según varios historiadores, estos trechos eran comunes en el imperio incaico. Los usaban como medios de escape, conductos a puntos ceremoniales, o conectaban una determinada localidad con otros puntos geográficos importantes.

Los isleños, durante años, quisieron dar con la ubicación exacta del pasaje. Siempre creyeron que podía conectar con la ciudad pérdida sumergida bajo el lago Titicaca. Otras historias hablan que podría conectar con Cusco. Todas estas dudas se despejarán cuando se descubra su real longitud y los misterios que guarda en su interior.

Durante años, los tenientes gobernadores estuvieron buscando testimonios de los más longevos y, cuando recogieron el relato de Anastasio Pacompia, se convirtió en el derrotero.

Predio donde está ubicada la chinkana preinca en la isla de Amantani. Foto: Carlos Cisneros / La República

“Primero se baja unas gradas. Luego el camino es recto y hay pendientes”, aseguró Pacompia a La República.

El lugar exacto está rodeado de habitaciones y muros de piedra. Según el alcalde de Amantani, Marcelino Yucra Pacompia, al lugar se le conocía como Inka Sala. Cree que era un lugar de recepción o almacenamiento.

El alcalde de Puno, Martín Ticona, aseguró que ya cuentan con un antropólogo y un arqueológico que se encargarán de reabrir el camino escondido. Precisó que solo falta conseguir los permisos respectivos.

Marcelino Yucra explicó que la apertura será trascendental, porque, una vez culminados los trabajos, harán que sea parte del circuito turístico de Pachatata y Pachamama, ubicados en la cumbre de la isla. Estos lugares no solo ofrecen una vista espectacular del lago, sino que son centros ceremoniales donde cada tercer jueves de enero, de todos los años, se desarrolla una ceremonia ritual por los frutos que ofrece la tierra.

Hallazgo para descubrir su pasado

Los isleños están convencidos que la chinkana, no es solo un simple pasaje, sino que es el nuevo camino a su pasado.

Eduardo Yucra Mamani, subprefecto de Amantani, sostuvo que desde hace tiempo buscaban saber la ubicación del camino subterráneo, porque, en distintos puntos de la isla, hay centros ceremoniales y vestigios que hacen advertir que, por la geografía, todos están conectados entre sí.

Cree que el hallazgo permitirá saber incluso la antigüedad de su cultura. Hasta el momento, no se han profundizado los estudios respecto a sus raíces. La población es quechua. Los adultos mayores indican que sus antepasados no se acercaban al lugar. Ellos presumían que el camino transportaba hacia otra dimensión. Debido al miedo que le tenían, fue cerrado hace más de 100 años.

Isleños esperan conocer más sobre su pasado en Amantani. Foto: Carlos Cisneros / La República

Un destino turístico por excelencia

La isla de Amatani está ubicada al norte de la ciudad de Puno. El viaje desde el puerto, en lancha de madera a motor, demora 3 horas. Si se opta por la ruta Puno, al distrito de Capachica, el viaje es de 150 minutos.

Desde el puerto de Chifrón, el viaje en lancha es de 45 minutos. En la isla habitan alrededor de 5.000 personas. El 100% se dedica a la agricultura. La segunda actividad que les permite ingresos es el alojamiento de turistas nacionales y extranjeros. Una noche de habitación, por persona, incluido almuerzo, cena y desayuno, tiene un costo promedio de 60.00 soles. El lugar ofrece una tranquilidad única para descansar y encontrar paz.