Dictan medidas para frenar segunda ola de COVID-19, pero hay ausencias

Ángela  Valdivia,Melina Ccoillo,

Ange1792ameliccoillo

14 Ene 2021 | 4:03 h
Un mensaje poco claro. El presidente y sus ministros no comunicaron bien las nuevas medidas. Foto: difusión
Un mensaje poco claro. El presidente y sus ministros no comunicaron bien las nuevas medidas. Foto: difusión

Segunda ola. Hasta el 31 de enero, las regiones tendrán toque de queda más temprano, inmovilización vehicular y peatonal los domingos, así como reducción de aforo. Medidas dependen del nivel de contagios. Expertos sugieren contar con más personal y pruebas.

En medio de una amenaza por la segunda ola de contagios del Covid-19, el Gobierno anunció nuevas medidas sanitarias que regirán desde el 15 hasta el 31 de enero y que tienen el objetivo de detener el incremento en las cifras que se ha observado en las últimas semanas.

Para optar por estas nuevas normas, el mandatario recordó que, en nuestro país, la pandemia es heterogénea, por lo que cada región tiene indicadores distintos. A partir de ello, se han establecido tres niveles de alerta: moderada, alta y muy alta.

En el nivel moderado de contagio se encuentran Amazonas, Ayacucho, Huancavelica, Loreto, San Martín, Ucayali. En esas regiones, el toque de queda continuará de 11 p.m. a 4 a.m.

En tanto, en alerta alta están Lima Metropolitana, Arequipa, Apurímac, Cajamarca, Callao, Cusco, Huánuco, La Libertad, Madre de Dios, Moquegua, Pasco, Puno y Tumbes. En esas ciudades se implementará la restricción vehicular los días domingos y la inmovilización será desde las 9 p.m. hasta las 4 a.m.

En cuanto a las regiones con alerta muy alta −como Áncash, Ica, Junín, Lambayeque, Lima provincias, Piura y Tacna− las medidas serán la restricción vehicular y peatonal los domingos. Y su toque de queda regirá desde las 7 p.m. hasta las 4 a.m.

Entre otros puntos, se continuará con la prohibición de acceso a las playas y con la restricción de vuelos provenientes de Europa hasta el 31 de enero. Asimismo, las personas que ingresen al país deberán cumplir cuarentena obligatoria y realizarse una prueba de descarte al sexto día de confinamiento.

Pero ¿qué opinan los especialistas sobre estas medidas? ¿Servirán para frenar el avance del Covid-19? Según el decano nacional del Colegio Médico del Perú (CMP), Miguel Palacios, en general las medidas han sido ’'tímidas’'. ’'Creemos que cuando se entra a una ola es momento de cortar desde la raíz, pero para eso se necesita practicidad. Entonces hubiésemos querido escuchar medidas más drásticas’'.

En esa misma línea, la exministra Patricia García recuerda que dos ciudades de China reportaron, después de tiempo, 6 casos de Covid-19 y de inmediato fueron cerradas. ’'Nadie tiene la fórmula correcta, pero China cerró a 20 millones de personas para detener el problema. Sí, es otra realidad, pero creo que ese tipo de acción es adecuada”, por lo que, para ella, las medidas pudieron ser más drásticas.

Otro aspecto importante que mencionan los especialistas es que no se debió separar solo por regiones, sino por dentro de ellas. ’'En las zonas, sean distritos, avenidas, donde el factor R (promedio de personas que son contagiadas por un infectado) sea mayor que 1, debería haber un confinamiento’', sugiere el decano del CMP.

En tanto, Ernesto Gozzer, médico salubrista, menciona otro punto clave: no son suficientes los indicadores que se han tomado para dictar estas medidas, sobre todo porque no se vienen tomando suficientes pruebas moleculares para conocer cuál es la realidad de los casos. “Para tener un verdadero valor se deberían tomar entre 30.000 y 50.000 pruebas al día. Solo así se puede definir el factor R y el porcentaje de positividad, pero eso no ocurre. Un día se toman más, otras, menos’', explica.

Asimismo, sugiere que se tomen en cuenta también otros indicadores como el porcentaje de camas hospitalarias y UCI. ’'En general, no queda claro qué criterios han tomado para separar las regiones por riesgo moderado, alto y muy alto’'.

Por otro lado, el extitular del Minsa Víctor Zamora agrega que “es bueno que el Gobierno haya desarrollado una matriz de indicadores en la que haya comunicación entre el brazo sanitario social y el económico productivo’'.

Sobre el toque de queda, para diversos especialistas, esta medida es cuestionable.

Mientras para Miguel Palacios el toque de queda debió ser más drástico, para Gozzer esta medida es “absurda”, ya que, por ejemplo, los centros comerciales tendrán que cerrar más temprano, lo que significa que más personas se concentrarán en un horario más temprano; es decir, la aglomeración será peor. “El toque de queda debe existir, pero a partir de las 11 p.m. o 12 a.m. No se pueden poner toques de queda más temprano a las regiones que están más críticas”, agrega.

Según Zamora, el toque de queda ha sido tomado un poco tarde, pues considera que la idea habría sido anunciarlo en diciembre, cuando aún se hablaba de rebrotes y no una segunda ola. Mientras, la infectóloga Camille Webb opina que este puede ayudar, debido a que ’'es un mensaje de que la situación está empeorando’'. No obstante, la población ya está agotada de las restricciones, por lo que es posible que estos cambios no afecten mucho su comportamiento.

Reducción de aforos

Los especialistas consideran que antes de pensar en reducir aforos, es mejor cerrar los locales. “Pienso que en lugares donde realmente hay riesgo alto los aforos deberían ser mucho menores y algunas actividades deben cerrarse como los gimnasios”, agrega Gozzer.

Webb señala que pese a tener un menor aforo −como en tiendas por departamento, supermercados, tiendas− el riesgo de ir a estos lugares sigue siendo alto debido a la nueva variante. Ella manifiesta que, por ejemplo, en los centros comerciales las personas salen y entran, mientras tocan distintos objetos.

Ausencias

Un tema que se debió mencionar fue qué ocurrirá con el primer nivel de atención que, como ya se ha alertado, es la clave para evitar que colapse el sistema hospitalario. Sin embargo, para el decano del CMP, lo que mencionó la ministra fue “tibio”. Para el doctor Elmer Huerta, “el sistema de salud sigue cerrado” frente al inicio de una segunda ola.

La otra ausencia del mensaje presidencial ha sido el uso de pruebas moleculares. En este punto, Gozzer asegura que estas no solo sirven para sacar cifras, sino para ubicar de dónde vienen los casos. “Ahorita hacer un rastreo no tendrá un impacto como meses antes, pero es importante para buscar contactos”. En tanto García, asegura que es necesaria la compra de pruebas antigénicas, que no cuestan mucho y brindan resultados en pocos minutos.

Finalmente, un cuestionamiento del decano del CMP fue que la ministra de Salud mencionó la adquisición de 160 ventiladores, pero aún no hay médicos intensivistas que puedan manejarlos.

Cabe destacar que para todos los especialistas las medidas no deben ser analizadas cada 15 días, sino en un lapso menor.

“Esperamos tener vacunas a fin de mes”

El presidente Sagasti dejó en claro que el compromiso del Gobierno es asegurar la vacunación universal, gratuita y “sin discriminación a través del sistema público de salud”. Ello luego de que en el decreto supremo, que aprueba el Registro Sanitario Condicional de Medicamentos y Productos Biológicos, se estableció que las empresas privadas también podrían comercializar las vacunas del Covid-19.

“En este momento es el Gobierno peruano quien está negociando con los proveedores de vacunas. No tenemos información sobre ninguna empresa privada que lo está haciendo”, agregó.

En tanto, aseguró que el primer lote de vacunas llegaría antes de fin de mes. “El compromiso que tenemos con Sinopharm es que lleguen antes de fines de enero. Estamos trabajando para que esto se cumpla”, dijo.

Claves

Hasta ayer, el 87% de las camas UCI estaban ocupadas en el país.

Cuidado. Las camas de hospitalización se vienen ocupando. Foto: difusión

“Hemos repartido ya 5.000 balones de oxígeno y 350.000 oxímetros a los centros del primer nivel. Y estamos llevando 2.000 balones de oxígeno adicionales que se van a repartir entre estos”, dijo la ministra Mazzetti.

Reacciones

Patricia García, exministra de salud

“La esperanza es que lo que estamos viendo sea producto de las fiestas de fin de año y que todo ello pasará. Pero eso no es así. La nueva variante esta aquí. Creo que esto se nos puede salir de control”.

Víctor Zamora, extitular del Minsa

“No sabemos el peso específico de cada criterio que se tuvo en cuenta para las medidas restrictivas. Llama la atención que Lima, donde hay pocas camas, esté clasificada solo como riesgo alto”.

Miguel Palacios, decano del CMP

“Otra medida que debió anunciarse fue la creación de una comisión que permita afrontar la huelga médica. De alguna u otra manera va a hacer daño al sistema de salud. Falta mayor sensibilidad”.

Ernesto Gozzer, médico salubrista

“Las pruebas moleculares no son solo para sacar números, sino para ubicar de dónde están viniendo los casos. Hacer un rastreo de contactos no tendrá el impacto de antes, pero aún es importante”.

Camille Webb, infectóloga

“El principal impacto que nos preocupa de la nueva variante es que situaciones que antes no nos parecían tan peligrosas, quizás ahora sí las debemos considerar de más riesgo. Importa el comportamiento”.

Nuevas restricciones regirán hasta el 31 de enero.

Newsletter COVID-19 en Perú de La República

Suscríbete aquí al boletín de La República y recibe a diario en tu correo electrónico toda la información sobre el estado de emergencia y la pandemia de la COVID-19.