Pulsioxímetro, el aparato que puede evitar muertes por COVID-19

Aliado en casa. Pequeño dispositivo mide saturación del oxígeno y sus valores son determinantes para ir a un hospital.

Muy útil. Pacientes con COVID-19 deben medir su saturación con el pulsioxímetro. Foto: Félix Contreras/La República
Muy útil. Pacientes con COVID-19 deben medir su saturación con el pulsioxímetro. Foto: Félix Contreras/La República
Jesica León

El pulsioxímetro es, en estos tiempos de pandemia, un gran aliado para detectar si una persona con COVID-19 está haciendo un cuadro leve de la enfermedad o si se está agravando, y por ende requiere acudir al hospital para recibir oxígeno a tiempo y salvar su vida.

El infectólogo Carlos Medina, del Hospital Cayetano Heredia, señala que una vez que la persona se infecta de COVID-19 es importante medir la saturación del oxígeno periódicamente con ayuda del pulsioxímetro.

“Una persona sin enfermedad previa y a nivel del mar debe saturar de 95% para arriba; y si esta cifra baja hasta llegar a 92% quiere decir que el paciente debe acudir al hospital para recibir oxígeno”, explica el especialista.

Medina señala que también es importante contabilizar las respiraciones del paciente en un solo minuto.

“La frecuencia respiratoria también es un parámetro que se altera, los pacientes empiezan a complicarse del covid, y eso se puede evaluar contando la respiración que tienen en un minuto, lo normal es que sea entre 12 y 16 respiraciones en un minuto, cuando está por encima de 22 y 24 por minuto es un indicio de que algo está mal”, detalla.

Otro signo de alarma, según señala Medina, es la sensación de falta de aire con actividades normales. Por ejemplo, si uno sube un piso o camina y se cansa. “La saturación del oxígeno, la frecuencia respiratoria y la sensación de agitación con actividades habituales son los tres parámetros para ver que el paciente no se esté complicando por la enfermedad”.

Por su parte, el infectólogo del Ministerio de Salud, Manuel Espinoza, indica que la saturación normal a nivel del mar, como Lima, es entre 95% y 100%, y en el caso de que baje hasta 92% significa que hay problemas y se debe acudir a emergencia de inmediato.

“Hemos notado que muchos pacientes, pese a tener baja oxigenación, no se sienten mal. Cuando se les mide la oxigenación marca 90% y una frecuencia cardiaca de 120 por minuto. Esa persona no está bien, debe ir a emergencia donde debe recibir atención inmediata”, explica. El costo de un pulsioxímetro oscila entre 50 y 250 soles. Se coloca en el dedo índice y registra el estado del paciente.

Newsletter COVID-19 en Perú de La República

Suscríbete aquí al boletín de La República y recibe a diario en tu correo electrónico toda la información sobre el estado de emergencia y la pandemia de la COVID-19.