Lambayeque: critican primer nivel de atención para frenar nuevos casos de COVID-19

Carlos Vásquez

Exdecano de Colegio Médico de Lambayeque, Víctor Alberto Soto Cáceres. Foto: La República
Exdecano de Colegio Médico de Lambayeque, Víctor Alberto Soto Cáceres. Foto: La República

Exdecano de Colegio Médico pide a autoridades dar la información exacta de la pandemia en la región. Cuestiona la falta de pruebas para detectar pacientes infectados.

La incidencia del coronavirus en la región Lambayeque no ha dejado de aumentar en los últimos días y el pronóstico de una temida segunda ola es más recurrente. Para Víctor Alberto Soto Cáceres, exdecano del Colegio Médico de Lambayeque, se debe reforzar el primer nivel de atención.

El exrepresentante de la citada orden profesional indica que la región Lambayeque ya vive una segunda ola porque el virus ha vuelto a circular de manera masiva en los ciudadanos.

Escenario

Soto asegura que volvió a reducirse la disponibilidad de camas de cuidados intensivos y respiradores artificiales para quienes presentan un cuadro grave de la enfermedad, pues no se mejoró las condiciones de los hospitales.

“En mayo, junio y julio, el COVID-19 golpeó con mayor fuerza a Lambayeque. Luego hubo una disminución de los contagios y decesos. Y ahora estamos en una situación donde la curva de contagios ha empezado a crecer, y las carencias en los hospitales es más notoria”, menciona a La República.

Soto Cáceres, quien es médico epidemiólogo, pide a las autoridades regionales manifestarse correctamente acerca de la situación sanitaria que vive la región. Él sostiene que la consecuencia de no dar la información exacta es que se le da una respuesta poco coherente a la población sobre los cuidados

“Se puede estar obviando el término de segunda ola con el único fin de no generar alarma o miedo en la población. Sin embargo, lo adecuado es sincerar el contexto sanitario”, aclaró.

El especialista cuestiona que las autoridades no hayan podido dotar de pruebas rápidas de antígeno de la COVID-19 a los hospitales y centros de salud. Asimismo, criticó que el hospital temporal Carlos Augusto Salaverry no funcione en su totalidad.

“Se necesita reforzar los pasos previos para evitar que un paciente infectado llegue grave a un hospital. Es inaudito que en más de nueve meses no se haya podido acondicionar a los centros de salud para una detección temprana y tratamiento de la enfermedad ”, destaca el especialista.

Cifras proporcionadas por la Gerencia Regional de Salud (Geresa) detallan que hasta este martes 5 de enero hay 33.500 casos positivos de COVID-19 y 3.047 decesos (2.833 confirmados y 214 sospechosos).

A su turno, el doctor Rodolfo Cruz, jefe del cuerpo médico del Hospital Regional de Lambayeque, precisó a RPP Noticias que en los últimos días se ha registrado alta demanda de pacientes que requieren un ventilador mecánico. Sin embargo, mencionó que aún es muy temprano para hablar de una segunda ola.

“Esto es un rebrote porque ya sabemos cómo golpea una ola de la COVID-19. Pero sí preocupa que el hospital siga con las mismas deficiencias y la falta de personal médico”, detalla.