Delincuentes armados asaltan bodega en El Agustino

Cámaras de seguridad captaron violento robo en local. Vecinos demandan mayor seguridad a la Policía y Serenazgo.

Todo quedó registrado. Ladrones se llevaron un celular y cerca de 1.000 soles en efectivo. Foto: captura de video / difusión
Todo quedó registrado. Ladrones se llevaron un celular y cerca de 1.000 soles en efectivo. Foto: captura de video / difusión
César  Zorrilla Flores

El último sábado 2 de enero, cámaras de seguridad registraron cuando dos delincuentes asaltaron violetamente una tienda en la calle Huáscar, a la altura de cuadra 17 de la avenida Riva Agüero, en El Agustino. Vecinos se quejan que los robos son constantes ante la nula presencia de efectivos policiales y Serenazgo.

El delito se suscitó al promediar las 3.00 p. m., cuando los dueños del local se encontraban atendiendo. “Fueron dos rateros los que entraron. Uno se quedó adelante del mostrador y el otro ingresó por la caja”, narró uno de los empleados a La República.

En el video registrado se evidencia la actitud amenazante de los ladrones. “Rápido, los billetes, la plata o te mato”, dijo uno de los hampones.

La pareja de esposos dueña del negocio logró salir por una pequeña puerta al mismo tiempo que los sujetos ingresaban, por lo que estos solo lograron robar lo que vieron a la mano: “Unos celulares y un poco más de 1.000 soles”, señaló el empleado.

Lazy loaded component

El trabajador indicó que personas que bebían al lado de la tienda se percataron del asalto y lanzaron las botellas contra los ladrones, quienes huyeron en una mototaxi color azul tras hacer un disparo al aire.

Dejadez policial

Los residentes manifiestan que efectivos de la comisaría de Santoyo no acudieron a la tienda afectada hasta casi 6 horas después. “Ellos vinieron cuando vieron que la prensa estaba reportando el asalto”, lamentó una moradora.

“Esta zona no es segura. Hay constantes robos y vivimos con el miedo todos los días. Por acá no pasan ni policías ni serenos. Es terrible todo”, comentó Niry Huamán (35), empleada del local afectado y quien sentó la denuncia.

Ella fue citada para el lunes 4 de enero a la comisaría de Santoyo para rendir su declaración, pese —según alega— a que no estuvo en el momento del delito. “Como estaba en la tienda, me obligaron a ir a la comisaría y todo. Lo hicieron para que la prensa vea que ellos hacían su trabajo”, sostuvo.