Conflictos sociales del sur que no deben perderse de vista

Luis Álvarez Guevara

luis34alvarez

La Republica
Protestas. Los ciudadanos realizaron manifiestaciones y bloqueos de vías para que sus demandas sean escuchadas por las autoridades nacionales y locales.

Reclamo ciudadano. Corredor minero es el epicentro de las protestas en Cusco y Apurímac. En Puno se denuncia contaminación de ríos a causa de los proyectos mineros.

El aislamiento social por la pandemia atizó los conflictos sociales. La propagación del virus en vez de contener el descontento social, por el contrario, avivó las protestas de los pueblos que tienen distintas demandas. Estos aún están latentes en Apurímac, Cusco y Puno. No hay que perderlos de vista para evitar el desenlace violento.

MMG Las Bambas que explota cobre en Apurímac tiene dos frentes abiertos: en Challhuahuacho y en Velille Cusco. Los pobladores acusan a la minera de incumplir una serie de acuerdos.

El año pasado, Challhuahuacho, bloqueó el corredor minero, por donde la compañía saca su mineral. Fueron ocho días de bloqueos de vías. Una comitiva de alto nivel del Gobierno y los dirigentes de Challhuahuacho, en la provincia de Cotabambas (Apurímac), llegaron a importantes acuerdos. Agendaron reuniones para aclarar las dudas sobre el canon minero que reclama la población.

Pese a los compromisos, el Frente de Defensa de los Intereses de la región Apurímac convocó a un paro este 12 de enero. Piden el cambio de la constitución pero insisten que Las Bambas pague canon minero.

Ultimátum de mina

En el distrito de Velille, provincia cusqueña de Chumbivilcas, la tensión persiste. El pasado 29 de diciembre la mayoría de organizaciones acordó desbloquear el tramo del corredor minero que recorre esta zona, luego que Las Bambas prometió entregar S/ 3 millones, la promoción de proyectos por la modalidad de obras por impuestos y la donación de dos ambulancias para el centro de salud.

Sin embargo, los moradores de los barrios de Pataqsillo y San Roque exigen un aporte económico adicional. Para exigirlo mantienen bloqueada la vía. La minera dirigió un documento al alcalde de Velille, Antonio Toledo. Advierten que los otros compromisos no serán factibles si en un plazo de 48 horas no se libera la carretera. El plazo se cumplió ayer y la vía continuaba cerrada.

Ríos contaminados

De acuerdo a lo informado por la Defensoría del Pueblo, Puno es la quinta región con mayor número de conflictos sociales en el país. Los pobladores reclaman por la contaminación de las cuencas de Llallimayo, Coata, Ramis etc.

En Coata está instalada una mesa de diálogo para abordar sus reclamos. Los afectados exigen el fin de la evacuación de aguas servidas de la ciudad de Juliaca. Hay compromisos y recién la segunda quincena de enero de 2021 se reunirá los ministerios de Salud y del Ambiente, y el Gobierno Regional, con los representantes de los demandantes, para ver cómo implementan un protocolo de monitoreo médico para los ancianos afectados por el consumo de agua contaminada y cómo les garantizarán el acceso al agua potable.

El gobierno amplió por 60 días el estado de emergencia ante la contaminación del recurso hídrico para consumo humano. Sin embargo, no se destinó presupuesto para ningún proyecto.

Vilavilani es otro conflicto pendiente. En la provincia de El Collao-Ilave exigen la suspensión y cancelación del proyecto que favorece a Tacna.

Machupicchu

Otro capítulo de protesta se vive en Machupicchu (Urubamba), pobladores y servidores de turismo demandan a las empresas ferroviarias la disminución en el precio de sus tarifas para el turista nacional y la ampliación de las frecuencias del tren local. Dirigentes del distrito confirmaron que este 12 de enero se retoman las manifestaciones al no encontrar respuesta.

El Ministerio de Cultura en prevención habilitó la venta de entradas a la ciudad inca hasta el 10 de enero para evitar inconvenientes con los visitantes.

El diálogo frente a los conflictos

Jesús Luque Mogrovejo Adjunto (e) para la Prevención de Conflictos Sociales y la Gobernabilidad

En el fondo existe una desarticulación en el Estado para intervenir en hechos complejos como los conflictos sociales que requiere la mediación sistémica de distintos actores para que sean eficaces en sus intervenciones. Un mecanismo eficiente es el diálogo que pacífica y permite el intercambio de posiciones generando un espacio que puede dar buenas soluciones y dejar en suspenso las medidas de fuerza y la tentación de recurrir a la violencia.

De otro lado en la Policía existe muchas carencias que tiene que ver con su formación, ante los conflictos se espera una intervención respetuosa a los Derechos Humanos, convendría implementar un marco normativo o manual de procedimientos policiales.