COVID-19 deja 36.499 muertes y 979.111 contagios en el Perú

Actualmente, 1.019 pacientes afectados por el SARS-CoV-2 se hallan en cuidados intensivos, según el Minsa.

Rastreo de casos de coronavirus es eficaz para prevenir expansión del virus, según expertos. Foto: Minsa
Rastreo de casos de coronavirus es eficaz para prevenir expansión del virus, según expertos. Foto: Minsa
Sociedad LR

El Perú se encontraba entre los 10 primeros países con más casos de COVID-19 y muertes por SARS-CoV-2 y luego de semanas de una tendencia a la baja en la curva epidemiológica se halla en el puesto 15, pues la pandemia dejó 36.499 decesos y 979.111 contagios a nivel nacional.

Estas son las cifras que dio a conocer el Ministerio de Salud, mediante comunicado oficial emitido la noche de este jueves 10 de diciembre.

Para poder registrar el total de casos, los el Minsa registra que se realizaron 5 217 086 muestras, tomadas tanto con pruebas moleculares como con las serológicas.

En las últimas 24 horas se registró los resultados de 12.787 ciudadanos tamizados, de los cuales, 796 de ellos dieron positivo. Asimismo, se agregó al conteo oficial 1.799 contagios de los siete días anteriores.

Por otro lado, 3.817 pacientes permanecen hospitalizados y 1.019 de ellos reciben ventilación asistida en una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

Asimismo, especialistas de EsSalud indicaron que, en agosto, el Perú alcanzó su pico más alto de contagios de la COVID-19, por lo que, comparando con lo ocurrido en Europa, la segunda ola podría llegar seis meses después; es decir, entre enero y marzo del 2021. Sin embargo, indicaron que hoy los casos no superan ni los 10 mil por semana, cuando antes se reportaban más de 60 mil contagios. Además, la tasa de positividad es de 10.4%.

Según el reciente estudio de Víctor Vargas, investigador del Instituto Científico y Tecnológico del Ejército (ICTE), el país podría afrontar una segunda ola pandémica menos alta y más ancha, pero con un aumento de contagios más lento y progresivo que la primera.

“La segunda ola agarraría fuerza lentamente durante las fiestas de fin de año y con el relajamiento de las medidas de seguridad. La relativa calma está dando la falsa sensación de seguridad, pero el virus sigue presente”, remarcó. Por esa razón, dijo que este es el momento de insistir en el uso de mascarilla, el distanciamiento físico y que la población no baje la guardia.