PARO DE TRANSPORTISTAS DEL 4 DE JULIO - ¿quiénes se suman a la protesta y cuáles son sus exigencias? DESLIZAMIENTO EN CHAVÍN DE HUÁNTAR - Suspenden temporalmente visitas al museo y monumento

Arequipa: productores temen más informalidad tras derogatoria de ley agraria

Pro y contra. La norma derogada por el Congreso fue aprovechada en mayor parte por las grandes empresas agroindustriales. Pero permitió formalización de los pequeños.

La Republica
Agroexportación. Es uno de los sectores productivos que mejor ha rendido a la economía peruana con sueldos míseros.
Wilder Pari

El paro agrario finalizó con la derogatoria de la Ley de Promoción Agraria 27360, norma que reguló durante los últimos veinte años el régimen laboral del sector, así como la tributación para los productores. Estos últimos, indicaron que la ley era positiva porque permitió formalizar el rubro y ahora temen que el proceso retroceda, especialmente en los pequeños agropecuarios. La informalidad en el trabajo del campo llega al 83%.

El integrante de la Comisión Agraria de la Cámara de Comercio de Arequipa, Saúl Durán, señaló que el grueso del sector formal comprende a las grandes empresas agroindustriales. Sin embargo, también hay pequeños productores que se formalizaron pues necesitaban emitir facturas o acceder a créditos. Un cambio drástico de las reglas de juego, podría afectarlos.

La norma (que se había prorrogado hasta el 2031), estableció un régimen laboral particular, que incluye el pago de CTS y gratificaciones dentro del jornal diario. En el régimen general 728, estos montos se asignan por separado. Los críticos señalan que se desnaturaliza la CTS, que debería ser un fondo de desempleo, por tanto, no debería otorgarse junto al jornal. Para Durán, debe considerarse que el trabajo del campo es temporal y generar cuentas extra para el depósito de CTS, ocasionaría una carga burocrática complicada para los pequeños productores.

La norma también establecía un impuesto a la renta especial del 15%, en comparación al 29.5% para otros rubros. Durán señala que las empresas grandes podrían asumir ese tributo, pero no las pequeñas. Mientras que el agroexportador Daniel Lozada, opinó que un nuevo régimen, podría establecer escalas para el gravamen, así, los que tengan mayores ingresos, pagarán más.

Uno de los objetivos del tributo diferenciado, era incentivar la inversión agraria. Los críticos a la norma, indican que dicha meta se cumplió, por tanto, no debió seguir prorrogándose.

Comisión para nueva ley

El parlamentario del Frente Amplio, José Luis Ancalle, criticó al Congreso por derogar la ley recién luego de un paro y dos fallecidos. Recordó que su partido, pidió la modificación desde el 2016.

Añadió que, en los siguientes días, se instalará una comisión para elaborar una nueva norma del sector, aunque no adelantó una propuesta concreta. Dijo que se requiere un equilibrio entre las empresas y los trabajadores.

Services, el problema

Saúl Durán no descartó abusos laborales contra algunos trabajadores del agro, pero indicó que esto partiría de las services o tercerizadoras, que no pagarían las remuneraciones completas.

La última prórroga de la derogada norma, elevó el jornal diario mínimo a S/ 39.19 (que incluye CTS y gratificación), además amplió las vacaciones de 15 a 30 días. Sin embargo, una parte del seguro de salud, seguía siendo subvencionado por el Estado.