“Vivas y libres nos queremos”: mujeres en Tacna protestan contra violencia machista

Sociedad LR

larepublica_pe

02 Dic 2020 | 19:02 h
Hasta octubre de este año, la Línea 100 recibió 1.715 denuncias de violencia de género en Tacna. Foto: Christian Chambi
Hasta octubre de este año, la Línea 100 recibió 1.715 denuncias de violencia de género en Tacna. Foto: Christian Chambi

Organizaciones feministas se juntaron para exigir la reforma de la PNP ante la constante revictimizaciónn, así como mayores acciones para erradicar la violencia de género.

Entre enero y octubre de este año, la Línea 100 del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (Mimp) atendió en Tacna 1.715 denuncias de violencia psicológica, física, sexual y económica. Según los datos de la institución, entre abril y julio hubo un gran aumento de estos casos que responden al confinamiento por la COVID-19.

Frente a este contexto, el pasado 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, decenas de activistas feministas salieron a las calles de la Ciudad Heroica para protestar contra la violencia de género que sigue cobrando vidas.

Bajo la consigna Vivas y libres nos queremos, colectivos feministas exigieron que se declare en emergencia nacional esta problemática. “Nuestras voces son indelegables, luchamos por una visión general de reorganizar la vida para una nueva sociedad sin violencia”, sentenció una de las integrantes de la organización Multisectorial Mujeres Tacna a Nuestras Voces.

Lazy loaded component

La revictimización continúa

Raquel, una joven tacneña que denunció violencia de género en línea, confirmó que los operadores de justicia usan argumentos machistas que culpabilizan a las víctimas de lo que les ocurre. “(Los policías) te preguntan primero cuál es su denuncia y te preguntan como cinco veces. Imagínese si yo hubiera ido a denunciar un acto de violencia sexual o acoso, no hubiera podido responder cinco veces a un solo oficial”, declaró en diálogo con Canal Astros.

Por ello, para la psicóloga social Fedra Rodríguez, es claro que a la sociedad peruana aún le queda un largo camino para ser empática con las víctimas de la violencia machista, así como el compromiso de la PNP de implementar el enfoque de género en sus planes de acción.

Por otro lado, recalcó la importancia del Programa Aurora en el país, pero advirtió que aún tiene muchas carencias, ya que no hay albergues, psicólogas(os) y abogados(as) suficientes para atender estos casos de violencia de género.