AHORA - ¡Palmeiras ganó 2 a 1 y es bicampeón de la Copa Libertadores! San Marcos - Últimas noticias del examen de admisión presencial que se realiza este sábado

Fernández: “Colegio Rosario no puede aprovecharse del padre de familia”

Consejera regional se refirió a supuestos cobros indebidos en la IE Nuestra Señor del Rosario y exigió sanciones drásticas

Consejera pidió sanción contra mal actuar en colegios públicos. Foto: Clinton Medina, La República.
Consejera pidió sanción contra mal actuar en colegios públicos. Foto: Clinton Medina, La República.
LR Norte

La consejera regional de Lambayeque, Gisella Fernández Muro, condenó los presuntos cobros indebidos que se estarían haciendo en la IE Nuestra Señora del Rosario como parte de un “óbolo voluntario”; el mismo que fue denunciado por padres de familia de esta institución.

Para la autoridad regional, esta situación denota un “claro aprovechamiento del padre de familia”. Fernández Muro exhortó al director del Unidad de Gestión Educativa Local (UGEL) Chiclayo, Ángel Salazar Piscoya, disponer de acciones drásticas.

“Se están aprovechando del padre de familia y, peor, en una época de pandemia. ¿Cobro voluntario de mil soles? ¡De qué estamos hablando! Es una institución pública. Aquí el director de UGEL Chiclayo tiene que ser más drástico”, sostuvo.

“Ningún estudiante que viene de otro lugar de la región puede estudiar en el colegio Rosario porque no tiene para pagar lo que piden. Las autoridades educativas de este plantel hacen, prácticamente, lo que quieren porque saben que no serán sancionadas. Eso se tiene que acabar”, agregó.

Salazar Piscoya indicó hace unos días a La República sobre el condicionamiento de matrículas y vacantes que se realizaba en el colegio Rosario con un pago fijado hacia los padres de familia de mil soles (óbolo voluntario).

En su momento, el funcionario anunció que la UGEL Chiclayo suspendió dicho cobro y que iniciarán las investigaciones.

Fernández Muro, también presidenta de la Comisión de Educación del Consejo Regional, apuntó que los resultados de las indagaciones deben ser el inicio de procesos administrativos y sanciones que marquen un precedente de respeto hacia padres de familia y estudiantes.