El inamovible funcionario de la Gerencia de Salud de Arequipa

Blindado. Armando Calderón es responsable de prescribir procedimientos sancionadores. Pese a ello sigue en el cargo.

La Republica
No pasa nada. Pese a sanción, Calderón es director de Recursos Humanos desde 2019.
Elmer Mamani

La administración pública aguanta todo. La historia de Jacinto Calderón Vera encaja en esta acepción. Calderón es actualmente director ejecutivo de Recursos Humanos de la Gerencia Regional de Salud de Arequipa (Geresa). Asumió el cargo por disposición de la Gerencia General del Gobierno Regional de Arequipa (GRA) en octubre de 2019 en medio de cuestionamientos de trabajadores y la negativa del mismo gerente de Salud de esos días, Carlos Cuya.

Calderón no tiene un pasado limpio. En su calidad de director de Asesoría Legal de la Red de Salud de Camaná fue cesado 9 meses y sin goce de haber en 2012. No apeló la sentencia N° 165-2005 que disponía pago de bonificación para 12 trabajadores. Esto causó un perjuicio de S/ 200 mil 927 a la Geresa.

Asimismo, cinco meses antes de ocupar el cargo de confianza en Recursos Humanos, dejó prescribir 7 procedimientos administrativos contra 9 servidores de Geresa. Hasta el 13 de mayo de 2019 fue secretario técnico de Procedimiento Administrativo Disciplinarios (PAD). En todos los casos no tomó acciones por más de un año. Así quedaron sin investigación acusaciones de irregularidades en contrataciones, actos de hostilidad, discriminación y hasta por no ejecutar el presupuesto.

El Órgano Instructor del PAD, decidió abrir un procedimiento disciplinario en su contra el 17 de diciembre de 2019. Por lo grave del caso la posible sanción era la destitución. Además se dispuso la separación en sus funciones hasta que culmine el proceso.

Sin embargo, no se le separó en ningún momento del cargo. Ello fue de conocimiento del gerente general del GRA Gregorio Palma y del nuevo gerente de Salud Dember Muñoz. El director adjunto de Asesoría Legal del Geresa, Mario Perez Leiva, les advirtió que su permanencia “obstruye y entorpece” dicho procedimiento (oficios N°023-2020, N°04-2020), y que incluso cualquier documento que genere Calderón sería nulo. Por estos hechos, el ex funcionario Carlos Cuya Mamani, denunció a Dember Muñoz y a Calderón Vera, ante el Órgano Regional de Control Institucional (ORCI) por obstrucción a la investigación administrativa. Aún así el funcionario permaneció en su cargo.

La sacó barata

El 25 de febrero del 2020 finalizó el proceso y Calderón la sacó barata con solo una amonestación escrita. La resolución fue redactada por la propia área de Recursos Humanos que dirige Calderón y fue firmada por Muñoz. Entre sus argumentos está que solo estuvo a cargo de los procedimientos prescritos hasta el 13 de mayo y que dejó la responsabilidad al nuevo secretario técnico Edison Luna.

Sin embargo ya no dirigió los PAD a 1 o 2 meses de que se cumpliera 1 año y prescribieran sin realizar acciones administrativas para resolverlos. Además en los 7 casos hay resoluciones que acreditan la prescripción. Se buscó a Calderón para que amplíe sus descargos, pero dijo no poder hablar hasta tener permiso del gerente de Salud, Christian Nova.