Puno: Policía reconoce abuso en contra de una madre en Juliaca

Liubomir Fernández

LiubomirFF

20 Nov 2020 | 6:21 h
La Republica
Abuso. La mujer permaneció enmarrocada 3 días a una silla.

Crítica. La víctima fue esposada a una silla durante tres días pese a que tenía a una bebé de un año a la debía atender.

Su caso fue viral. Emilia Mamani Coaquita es la madre retenida tres días en el puesto policial del Terminal Terrestre de la ciudad de Juliaca y esposada a una silla metálica. Es evidente que contra ella se produjo un abuso.

La mujer fue detenida en flagrancia por violencia familiar mutua con Segundino Huayapa Hancco (60). Solo a ella se le enmarrocó sin considerar que necesitaba condiciones para dar de lactar a su hija de un año de nacida.

El jefe de la X Macro Regional Policial de Puno, general Marco Lara Vergara, reconoció que los efectivos a cargo del caso actuaron sin criterio ni proporcionalidad. Admitió que se trataba de una madre de familia vulnerable. Empero precisó que ninguna de las instalaciones policiales cuenta con una infraestructura adecuada para personas en esta condición. Lamentó cómo se procedió. Inspectoría inició investigación.

El personal a cargo de las diligencias informó al fiscal Ernesto Rojas Cayllahua. La detención de la mujer se produjo al promediar las 21:00 hrs del lunes 16 de noviembre. El representante del Ministerio Público, recién se presentó al puesto policial al promediar las 06:30 a.m del martes 17 de noviembre. Convalidó la detención, dejó indicado algunas diligencias y se fue.

El miércoles 18 de noviembre, en horas de la mañana, Emilia Mamani, hizo público su caso en los medios de comunicación. Le parecía inhumano que la tuvieran enmarrocada a una silla, sin considerar que tenía una tenía una niña en brazo y necesita cuidado.

Luego que el caso se hiciera público, Ernesto Rojas Cayllahua, recién ordenó su libertad. Los efectivos a cargo del caso informaron que el fiscal no dirigió las investigaciones.