Buscan conseguir medicinas para niño con encefalopatía hipóxico-isquémica

Sociedad LR

larepublica_pe

20 Nov 2020 | 17:04 h
Padre de niño ha recorrido diversas boticas, pero no encuentra los fármacos. Foto: Facebook Te Lo Cuento-Pucallpa
Padre de niño ha recorrido diversas boticas, pero no encuentra los fármacos. Foto: Facebook Te Lo Cuento-Pucallpa

A los 6 meses de edad, el menor padeció de constantes convulsiones y ahora sufre de espasmos de sollozo que requieren de medicamentos, los cuales, además de ser escasos en la farmacias de Pucallpa, escapan del presupuesto de su familia.

Gran preocupación pasan los esposos Donna Jhou Ruiz Berrospi y Luis Ángel Díaz Saldaña, debido a que su hijo de 1 año y 6 meses permanece internado en el hospital de Yarinacocha, región Ucayali, a causa de un espasmo de sollozo.

La madre contó a La República que cuando el niño cumplió los 6 meses notó que, a diferencia de otros niños, no tenía ciertas reacciones como balbucear o intentar sentarse. Poco después empezó a sufrir de convulsiones.

Cuando lo llevó a un médico, este le diagnosticó encefalopatía hipóxico-isquémica, también conocida como asfixia al nacer. Debido a esta lesión, le advirtió que tendría cierto retraso psicomotor.

Desde entonces el menor no había vuelto a sufrir de convulsiones, pero a inicios de mes, luego de recibir su vacuna DTaP, manifestó fiebre y al poco tiempo empezó a llorar al punto de quedarse sin aire hasta ponerse de color morado.

Primero lo llevaron a una posta médica, pero debido a que no presentaba mejoría, lo derivaron al hospital de Yarinacocha, donde le indicaron que su hijo tiene espasmo de sollozo.

Ruiz Berrospi dice que en el centro de salud no hay un neurólogo, por lo que hasta el momento no han determinado si el espasmo tiene relación con la encefalopatía.

Actualmente el niño permanece con oxígeno y si bien parte de la hospitalización la asume el Seguro Integral de Salud (SIS), este no cubre las medicinas.

Para tratar de calmarlo, es necesario suministrarle fenobarbital, sin embargo, solo la han encontrado en una farmacia de Pucallpa, a la que ya se le acabaron las ampollas. También les han solicitado baclofeno en jarabe, pero solo han encontrado en pastillas.

Además de ser escasos, los medicamentos escapan del presupuesto de la familia, ya que el padre trabaja como mototaxista y a veces no tiene los ingresos necesarios.

Es por ello que solicitan ayuda para conseguirlos. Cualquier tipo de ayuda, puede comunicarse a los números telefónicos 986 277 567 y 926 678 281.