Arequipa: Unesco destacó a docente de la UNSA como referente del país

LR Arequipa

larepublica_pe

18 Nov 2020 | 10:11 h
Investigadora materializó sus proyectos aplicados a la medicina. Foto: UNSA
Investigadora materializó sus proyectos aplicados a la medicina. Foto: UNSA

Eveling Castro es una investigadora que desarrolla proyectos aplicados a la medicina y la tecnología. Uno de estos, comprende el diseño en 3D de una prótesis de cadera.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) valoró el trabajo que realiza la investigadora Eveling Castro. Ella es docente de la Universidad Nacional de San Agustín (UNSA), que demuestra que las mujeres pueden adaptarse a cualquier campo de la tecnología.

Castro participó en el webinar “La mujer científica y su contribución a la construcción de la paz y el desarrollo: presencia de la mujer investigadora en Arequipa”. Su trabajo trascendió a nivel internacional cuando contribuyó en la atención de necesidades sociales en el campo de la medicina y otras áreas con el uso de la tecnología.

Ella ha materializado sus proyectos aplicados a la medicina, incluso en tiempos de la pandemia. Contó con apoyo de colegas, estudiantes de la casa universitaria. La investigadora cuenta que su familia quería que siguiera la carrera de medicina, pero se decidió por ingeniería de sistemas.

“Reté un poco a mis padres y postulé a una carrera de ingenierías. Hubo un cambio total, porque de venir de un colegio de puras mujeres pase a una universidad donde el 80% era varones y 20% mujeres. Eso me permitía retarme cada vez más y tratar de seguir estudiando, y demostrar que si podía hacer las cosas”, argumenta.

La magister en ingeniería del software es directora del Centro de Investigación, Transferencia de tecnologías y Desarrollo de Software (CITESOFT) de la UNSA. Desde esta unidad investigadora, gestó el diseño en 3D de una prótesis de cadera a la medida del paciente. El proyecto surgió del intercambio de ideas con profesionales de la salud. Esta experiencia fue compartida en un conversatorio con la Unesco.

“En el desarrollo de software, es bastante interesante trabajar siempre con los especialistas, porque ellos nos dan sus necesidades y nosotros las afrontamos como un reto para generar soluciones”, acotó.

La investigadora obtuvo varios reconocimientos. Uno de ellos es su distinción en el reconocimiento a las mujeres científicas en nuestro país. Así también, ganó el concurso “Proyectos especiales: Respuesta a la COVID-19” convocado por Concytec. Otro de sus trabajos es el rediseño de una visera médica 3D a un costo de 3 dólares.